41 - J Angemi, E Guibaudo - Septiembre 2020

  • Ejecutivas
  • Autista
  • Autista
  • Guibaudo
  • Angemi
  • Psiquiatria
  • Rendimiento
  • Flexibilidad
  • Ejecutivas
  • Trastornos
  • Alteraciones
  • Habilidades
  • Grupo
  • Autismo
  • Memoria
  • Autism
Trastorno del espectro autista y funciones ejecutivas

41 - J Angemi, E Guibaudo - Septiembre

Psiquiatría N° 41 | Septiembre - Octubre 2020 Psiquiatría 41 Trastorno del Dr. José Angemi Médico Especialista Jerarquizado en Psiquiatría y Psicología pediátricas. Mg en Psicoinmunoneuroendocrinología. Expresidente Capítulo Psiquiatría infantojuvenil.APSA. Director Clínica San José. Concordia. Psiquiatra Htal. Sta. Rosa. Chajarí. Lic. Elizabeth Guibaudo Licenciada Psicopedagogía. Doctoranda Neurociencia Cognitivas. Directora Centro Psicopedagógico Concordia. Asesora psicopedagógica UTN sede Concordia. espectro autista y funciones ejecutivas Resumen El trastorno del espectro autista (TEA) es una entidad frecuente caracterizada por alteraciones en la comunicación e interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades. Se encuentra clasificado dentro del apartado “Trastornos del neurodesarrollo” del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la APA. Las funciones ejecutivas (FE) se encuentran alteradas, pudiendo ser esta alteración primaria o debido a su comorbilidad con otros trastornos como el déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) o con trastornos del humor (depresión, bipolaridad) entre otras condiciones. El objetivo de este trabajo es una puesta al día sobre alteraciones de las FE halladas en personas con TEA. Para dicho fin se realizaron búsquedas en distintas bases de datos: Medline, Google Académico, Medes, Lilacs, DOAJ, PsycINFO y Psiquiatría.com. Palabras clave Funciones ejecutivas – Neuropsicología – Teoría de la mente – Trastorno del espectro autista – Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Introducción El trastorno del espectro autista (TEA) es una entidad frecuente (estadísticas actuales mencionan una prevalencia de 1 cada 88 niños (1) caracterizado por alteraciones en la comunicación e interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades (2). Se encuentra clasificado dentro del apartado “Trastornos del neurodesarrollo” en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la APA. Las funciones ejecutivas (FE) se encuentran alteradas, pudiendo ser esta alteración primaria o debido a su comorbilidad con otros trastornos como el déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) o con trastornos del humor (depresión, bipolaridad) entre otras condiciones. Alteraciones en Teoría de la Mente (ToM) y atención conjunta específicamente en autismo ya fueron descriptas en 1986 por Sigman y colaboradores (3) y replicadas posteriormente en numerosos trabajos. El desarrollo de las FE hace posible la inhibición de una conducta inadecuada de acuerdo con el contexto y objetivo, aún de aquellas en progreso (control de impulsividad motora y verbal) y permite aquellas correctamente direccionadas: la persistencia en conseguir una meta sin necesidad de recompensa inmediata, flexibilidad conductual, reflexión sobre propias conductas y control de conductas por representación interna. También la selección de estímulos externos adecuados (control de distraibilidad e interferencias), regulación afectiva, metacognición, sentido del sí mismo e internalización del lenguaje. Permiten conjeturar un futuro social. En resumen: EDITORIAL SCIENS // 3

Biblioteca