Views
3 months ago

97 - Diego Cohen - Abril 2016

  • Text
  • Amigdala
  • Prefrontal
  • Mente
  • Mentalizacion
  • Nota
  • Psico
  • Capacidad
  • Forma
  • Conductas
  • Sistema
  • Actividad
  • Resulta
  • Mismo
  • Procesamiento
  • Pacientes
  • Apego
Una visión actual de la neurobiología del trastorno límite de la personalidad centrada en la mentalización y el procesamiento emocional

Dr.

Dr. Diego Cohen Los desórdenes de la personalidad (PD) abarcan patrones permanentes de alteraciones en la regulación interna de estados emocionales, de los impulsos, de las relaciones interpersonales (patrón de relaciones disfuncionales) y formas particulares de pensamientos (el cual crea severas dificultades en las relaciones con los otros) (Lorenzini et al., 2013). Desde otra perspectiva, la experiencia emocional no se integra en los procesos denominados mentalización. Esto significa, en pacientes que sufren PD y, en especial ya que es el foco de este trabajo, trastorno límite de la personalidad (TLP), una limitación transitoria en la capacidad de concebir estados mentales intencionales tales como fantasías, deseos, creencias, temores, emociones, etc. tanto en sí mismo (self) como en los otros (objetos). Esto conduce a que emerjan formas de pensamientos y emociones primitivas, normales en algún momento evolutivo de la infancia (Allen et al. 2008). Las personas que padecen TLP vivencian que los otros no tienen una vida mental compatible con la de ellos mismos, o de alguna manera carecen de ciertos estados emocionales a ser considerados. Tanto el apego como su sucedáneo, la mentalización, promueven la regulación neurofisiológica alostática y el desarrollo cerebral (Luyten et al., 2015; McEwan, 2005). La mentalización puede ser entendida como una capacidad innata, el resultado final de nuestro desarrollo como especie (Hariri, 2016; Mithen, 1996). La mentalización tiene una ventana estrecha para su desarrollo y es una función del así llamado cerebro social. Frith et al. (2003) la consideran un fenómeno universal que se desarrolla por etapas, teniendo en cuenta que el 18vo mes de vida, el segundo año y alrededor de los 5-6 años son períodos especiales y críticos para la maduración del desarrollo de los procesos de mentalización. Otros investigadores, si bien no descartan los mecanismos precedentes, consideran que los pacientes TLP muestran dificultades en el procesamiento prefrontal cortical (PFC) hacia las estructuras límbicas particularmente los núcleos amigdalinos y el hipocampo (procesamiento top-down y bottom-up). Debido a estas fallas en la modulación frontolímbica no pueden inhibir y controlar estados emocionales displacenteros que favorecen la emergencia de conductas impulsivas (Schmahl et al., 2006; Tajima et al., 2009). Estas hipótesis suelen ser testeadas mediante estudios de resonancia magnética funcional (fMRI), que demuestran escasa activación en la PFC ventromedial (PFCMV) con la subsiguiente falla en la inhibición de la actividad de la amígdala y mayor facilidad para percibir pánico, temor o desconfianza. Si consideramos la función de la amígdala en la memoria del reconocimiento visual (Adolphs; 2003), aquello que para un sujeto normal impresiona una expresión facial neutra, puede ser para un TLP una expresión amenazante (Mizenberg et al., 2008). Sin embargo, los resultados de los estudios son contradictorios y algunas investigaciones incluyen trastornos asociados a TLP: trastorno por estrés postraumático (PTSD), conductas de automutilación o experiencias adversas tempranas como abuso sexual, que pueden conducir a resultados dispares. En síntesis, se puede concluir que los estudios muestran, por lo general, disminución del volumen de la amígdala asociado con hiperreactividad de esa estructura (Mizenberg et al., 2008; Schmahl et al., 2006). Apego, circuitos de recompensa y mentalización Las investigaciones de Fonagy et al. (2006), señalan la actividad de tres sistemas (por razones prácticas podemos denominarlos A, B y C) para explicar la disfunción neurobiológica en el TLP y sus posibles correlatos clínicos: 1) impulsividad; 2) inestabilidad afectiva; 3) intolerancia a las experiencias de abandono; 4) tendencia rápida a generar vínculos sin tener en cuenta el contexto y el conocimiento previo; 5) conductas de automutilación; etc. Los sistemas reconocidos son: el de recompensa y apego (A) que interviene en las conductas adictivas y que de alguna manera se superpone con el circuito de apego, esto ha conducido a algunos investigadores a considerar ciertos vínculos sociales como adictivos (Insel, 2003; Wise, 2004). El segundo sistema (B), comprende el funcionamiento de áreas corticales y subcorticales desactivadas por la activación del sistema de apego, abarca los polos temporales, la unión parietaltemporal, amígdala y PFC mesial (PFCM). La activación de estas áreas, se correlaciona con afectos negativos principalmente hostilidad y agresión (Clarkin et al., 2005), juicios acerca de la confiabilidad social y moralidad, teoría de la mente (ToM), atención hacia las propias emociones y, particularmente, como se expone más adelante corresponde a regiones de la actividad de mentalizar e identificar estados mentales. El tercer sistema (C), comprende la actividad de la PFCM, corteza parietal inferior, corteza temporal medial en el hemisferio derecho y corteza cingulada posterior; cumple funciones de atención, memoria a largo plazo, integración cognitiva-afectiva y registro de emociones positivas y negativas. Fonagy et al. (2006), consideran que en el TLP se producen lapsos momentáneos, no permanentes de fallas en la mentalización como una forma de adaptarse a situaciones amenazantes, ansiogénicas e intolerables que tienen que ver con la historia traumática. Cabe aclarar que la denominación de estos sistemas se hace en términos de simplificación y su nombre no corresponde exactamente a una sistematización neurológica. La distribución anatómica del circuito A, comprende fibras dopaminérgicas (DA) que parten del área tegmental ventral (ATV), hacen relevo en núcleos amigdalinos (núcleo de la estría terminal) de allí se dirigen al núcleo accumbens, pálido ventral, tálamo, corteza cingulada anterior (ACC) y finalmente PFC (regiones laterales y orbitales); estos circuitos son recíprocos de entrada y salida con control de retroalimentación. El rol central de la neurotransmisión DA dentro del circuito, sería considerado un mecanismo seleccionado por la evolución que favorece la motivación, la unión reproductiva, el cuidado materno y la sobrevida de la cría (Lorenzini et al., 2013; Panksepp, 1998). Por otra parte, Pessoa (2008) considera este circuito como parte del control ejecutivo que equivale a control e inhibición de respuestas no reflexivas. La capacidad para adelantarse a los acontecimientos futuros, incluye la actividad de este circuito, en especial el núcleo basolateral de la amígdala y las conexiones con la región orbital de la PFC (PFCO). En el TLP, las conductas impulsivas resultan frecuentes, por lo tanto se puede considerar la disfunción de este circuito. Fonagy et al. (2006) consideran que en pacientes TLP el circuito de recompensa se encuentra hipoactivo; este estado, 10 // EDITORIAL SCIENS

Psicofarmacología 16:97, Abril 2016 se correlaciona con conductas impulsivas, por ejemplo, abuso de sustancias. Debido a la superposición parcial del circuito de apego y el de recompensa, los pacientes TLP se encuentran en la búsqueda de vínculos que disminuyan las emociones displacenteras, esta misma situación genera un círculo vicioso ya que muchas de esas relaciones tienen cualidad desorganizada o caótica. El pionero de estos conceptos fue MacLean (1990) quien consideró que las conductas adictivas eran intentos de generar mayor secreción de opioides endógenos y oxitocina (OXY), normalmente facilitadas por los vínculos de apego (Insel, 2003; Keverne, 2005). Ya que la evolución no parece haber “creado” un circuito específico para el efecto de recompensa de sustancias, Insel et al. (2001) opinan que ciertas sustancias de abuso pudieron activar un sistema innato para la formación de vínculos (apego). Resulta importante tener en cuenta, dentro del marco de las conductas de apego, otros péptidos como OXY y vasopresina (AVP); ambos son secretados por experiencias sexuales, cuidados maternos, experiencias sociales placenteras y pueden intervenir activando el sistema de apego (Keverne, 2005). La OXY tiene un rol adicional en la desactivación de conductas que conducen a la inhibición social (Churchland, 2012). Por otra parte, las investigaciones de Insel (2001) en especies de ratones de la pradera que muestran conductas monógamas exclusivamente refuerzan estas ideas, la activación de receptores dopaminérgicos tipo 2 (D2) es necesaria y suficiente para determinar la elección del compañero de preferencia, la AVP y OXY pueden amplificar esta señal DA en el núcleo accumbens facilitando el apego exclusivo (monogamia en ciertas especies como el homo sapiens), mientras que la administración de antagonistas D2, bloquea conductas de elección del compañero de preferencia. La OXY parece tener un rol en la disminución de los estados emocionales negativos por su acción sobre la amígdala, incrementa la sensibilidad a los estímulos sociales, mejora la “memoria social” e incrementa el recuerdo de memorias relacionadas con momentos de felicidad. En síntesis, de acuerdo con el modelo presentado por Fonagy (2006), existe una superposición del circuito de recompensa y apego (sistema A) relacionado con adicciones y conductas impulsivas, pero que al mismo tiempo resulta crítico en las conductas de apego (conductas maternales y de elección de la pareja de preferencia) que tienen función de recompensa, disminución del impacto de emociones negativas y experiencias dolorosas. Tanto las emociones negativas y el dolor emocional, resultan frecuentes, permanentes e intensas en TLP; de ese conjunto de emociones, aquellas relacionadas con sentirse traicionado, fuera de control y mentalmente herido, resultan más frecuentes en TLP vs otros desórdenes de la personalidad (Zanarini et al., 1998). Dificultades con el apego en pacientes TLP Los clínicos que tratan pacientes TLP encuentran patrones de apego característicos que los diferencian de pacientes normales o con otras patologías. Resulta frecuente encontrar mediante entrevistas que evocan la memoria autobiográfica situaciones traumáticas importantes, conflictos centrados alrededor del intenso deseo de relación y al mismo tiempo temor a la cercanía afectiva o al sentimiento de perder la propia y tenue identidad. Estos conflictos explican gran parte de las relaciones caóticas que mantiene los TLP (Gunderson et al., 2008; Leihener et al., 2003). Existen clasificaciones estandarizadas para la categorización del apego en adultos, una de las más utilizadas ha sido desarrollada por el grupo de M. Main en el centro Anna Freud de Londres, que describe cuatro patrones generales (Fonagy et al., 1998): 1) Seguro/autónomo: integra las memorias de relaciones pasadas en una narrativa coherente. Demuestran valorar las relaciones de apego. Encuentran significado emocional y profundidad en las relaciones interpersonales. 2) Evitativo/rechazante: las narrativas que surgen de entrevistas específicas de evaluación no resultan coherentes, no recuerda memorias que apoyen el argumento narrativo. Idealización, devaluación o negación de las relaciones tempranas o actuales. El paciente tiende a permanecer aislado. El paciente es poco sensible a las interacciones sociales, el sistema de apego se encuentra hipoactivo y el sujeto cree que es autosuficiente para regular las emociones y tiende a confiar poco en los otros. 3) Ansioso/preocupado: las narrativas no resultan coherentes. Demuestra confusión, enojo o miedo en relación a las figuras de apego. Esto corresponde a una hiperactivación del sistema de apego y de la búsqueda de relaciones en forma compulsiva que reduzcan el estrés de separación. Esta subcategoría implica que los pacientes son especialmente hipersensibles a posibles experiencias de abandono y al predominio de emociones negativas. Resulta más frecuente en los PD TLP histriónico, dependiente y evitativo. 4) No resuelto/desorganizado: confusiones semánticas o sintácticas en las narrativas concernientes a traumas o duelos durante la infancia. El paciente muestra dificultades en la regulación emocional y el estrés. Se produce una disrupción de las estrategias para lidiar con el estrés lo cual conduce a estados emocionales de intensa ansiedad o una permanente inestabilidad afectiva. Resulta una variedad de apego frecuente en el TLP. Los estudios (Agrawal et al., 2004; Lorenzini et al., 2013) señalan que entre el 50% - 80% de los pacientes TLP presentan ambos patrones o cada uno de ellos por separado, en relación con una historia infantil traumática que Fonagy et al. denominan “trauma de apego” (ver Cohen 2014a, en esta misma colección). Resumen de la neurobiología del apego y su importancia en el TLP El apego ha sido definido como un vínculo de base biológica en parte innato entre el niño y un cuidador (madre o figura sustituta de apego) cuya finalidad es facilitar la seguridad y supervivencia del primero (Bowlby, 1988, 1998, Fonagy 2001) (ver figura 1). El objetivo del apego no es la relación en sí misma, más bien es lograr un estado corporal (físico) alcanzado mediante la proximidad concreta con el cuidador (Bowlby, 1988; 1998). En la medida que el desarrollo emocional progresa, la necesidad de proximidad física evoluciona hacia una necesidad con mayores componentes psicológicos y emocionales. El apego, presente en ciertas especies de mamíferos y roedores, EDITORIAL SCIENS // 11

Biblioteca

117 - G Tamosiunas - Julio 2019
116 - M Toledo y col - Junio de 2019
116 - C Morra - Junio de 2019
115 - D Cohen - Mayo 2019
115 - CP Ríos - Mayo 2019
114 - A Gómez - Abril 2019
114 - A Kabanchik - Abril 2019
113 - HA Serra - Febrero 2019
113 - Mazzoglio y Nabar Martín - Febrero 2019
113 - GB Acosta - Febrero 2019
113 - L Allegro - Febrero 2019
psico 113 - Novedades
112 - MS Pérez de Vargas - Enero 2019
112 - J Galzerano - Enero 2019
112 - Novedades - Enero 2019
Psico 111 - 1
Psico 111 - 2
psico 110 - 1
110 - MS Pérez de Vargas
psico 109 - 1
psico 109 - 2
108 - E Carranza Vélez - Febrero 2018
psico 108 - 2
psico 108 - 3
psico 107 - 1
psico 107 - 2
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
102 - MJ Mazzoglio y Nabar - Febrero 2017
102 - NM Zelaschi y col. - Febrero 2017
101 - LM Zieher - Noviembre 2016
101 - Rodolfo Ferrando y col. - Noviembre 2016
101 - Ética - Noviembre 2016
100 - LM Zieher - Octubre 2016
100 - Laura Sarubbo - Octubre 2016
99 - JP Díaz - Agosto 2016
99 - D Serrani - Agosto 2016
98 - D Serrani - Junio 2016
98 - VM Daverio - Junio 2016
97 - Diego Cohen - Abril 2016
97 - MC Brió - Abril 2016
96 - MC Brió - Febrero 2016
96 - MC Brió - Febrero 2016
96 - A Sánchez Toranzo - Febrero 2016
95 - D Serrani - Noviembre 2015
95 - A Sánchez Toranzo y col. - Noviembre 2015
94 - MS Perez de Vargas - Octubre 2015
94 - MJ Scolari - Octubre 2015
93 - MS Perez de Vargas - Agosto 2015
93 - NM Zelaschi y col. - Agosto 2015
92 - LM Zieher - Junio 2015
92 - D Saferstein - Junio 2015
91 - D Serrani - Abril 2015
91 - D Cohen - Abril 2015
91 - A Sánchez Toranzo - Abril 2015
90 - MS Gonçalves Borrega - Febrero 2015
90 - AR Lasarte Lloveras y col. - Febrero 2015
89 - EK Blanc - Noviembre 2014
89 - L Carosella y col. - Noviembre 2014
88 - E Isasi y col. - Octubre 2014
88 - D Serrani - Octubre 2014
87 - S Dias Kümpel - Agosto 2014
87 - M Zorrilla Zubilete - Agosto 2014
86 - D Cohen - Junio 2014
85 - AB Romeo - Abril 2014
85 - O Bondolfi - Abril 2014
84 - LM Zieher - Febrero 2014
84 - P Osores - Febrero 2014
84 - R Groisman - Febrero 2014
83 - P Osores - Noviembre 2013
83 - A Vicario - Noviembre 2013
83 - MJ Scolari - Noviembre 2013
82 - LM Zieher - Octubre 2013
82 - E Serfaty - Octubre 2013
82 - D Serrani - Octubre 2013
81 - LM Zieher - Agosto 2013
81 - A Kabanchik - Agosto 2013
80 - O Bondolfi - Junio 2013
80 - A Sayús - Junio 2013
79 - K Alipanahi - Abril 2013
79 - E Serfaty y col. - Abril 2013
79 - RJM Rocabado Vargas - Abril 2013
78 - E Serfaty y col. - Febrero 2013
78 - MV Chiappe - Febrero 2013
78 - A Kabanchik - Febrero 2013
77 - A Kabanchik - Noviembre 2012
77 - LE Barrera y col. - Noviembre 2012
77 - LV Galván - Noviembre 2012
76 - A Sánchez Toranzo - Octubre 2012
76 - D Serrani - Octubre 2012
76 - M Scolari - Octubre 2012
75 - MX Oviedo Mañas - Agosto 2012
75 - MA Marco - Agosto 2012
75 - R Groisman - Agosto 2012
74 - LR Guelman - Junio 2012
74 - EM Serfaty - Junio 2012
74 - L Perissé - Junio 2012
73 - M Zorrilla Zubilete - Abril 2012
73 - G Delmonte - Abril 2012
73 - SP Udry - Abril 2012
72 - AC Cipolla - Febrero 2012
72 - A Sayús - Febrero 2012
72 - Olga Bondolfi - Febrero 2012
71 - LM Zieher - Noviembre 2011
71 - E Serfaty - Noviembre 2011
71 - V de la Paz Sáenz - Noviembre 2011
70 - A Sánchez Toranzo y col. - Octubre 2011
70 - PR Papaleo - Octubre 2011
70 - AB Kabanchik - Octubre 2011
psico 69 - nota 1
69 - D Serrani - Agosto 2011
69 - FM Daray y col. - Agosto 2011
68 - LM Zieher - Junio 2011
68 - D Saferstein - Junio 2011
68 - SP Udry - Junio 2011
67 - MC Brió - Abril 2011
67 - ML González - Abril 2011
67 - PS Cuevas - Abril 2011
66 - E Serfaty - Febrero 2011
66 - R Groisman - Febrero 2011
66 - A Kabanchik - Febrero 2011
65 - JA Reyes Ticas - Noviembre 2010
65 - O Bondolfi - Noviembre 2010
65 - G Delmonte - Noviembre 2010
64 - D Cohen - Octubre 2010
64 - E Serfaty - Octubre 2010
64 - G Delmonte - Octubre 2010
63 - E Serfaty y col. - Agosto 2010
63 - G Daruich - Agosto 2010
63 - AB Kabanchik - Agosto 2010
62 - M Alonso - Junio 2010
62 - EL Schvartzapel - Junio 2010
61 - M Alonso - Abril 2010
61 - ÁSA Álvarez Sanguedolce - Abril 2010
60 - MR Batsios y col. - Febrero 2010
60 - GB Acosta - Febrero 2010
60 - E Serfaty - Febrero 2010
59 - SA Alvano y col. - Noviembre 2009
59 - A Sánchez Toranzo - Noviembre 2009
59 - AS Ekboir - Noviembre 2009
58 - SA Alvano y col. - Octubre 2009
58 - O Bondolfi - Octubre 2009
58 - AB Kabanchik - Octubre 2009
57 - ML González - Agosto 2009
57 - MC Brió - Agosto 2009
57- NE Grañana - Agosto 2009
56 - LM Zieher - Junio 2009
56 - PD Gargoloff - Junio 2009
56 - Alicia Kabanchik - Junio 2009
55 - D Cohen - Abril 2009
55 - M Bonanni - Abril 2009
55 - MJ Scolari - Abril 2009
54 - A Sánchez Toranzo - Febrero 2009
54 - B Saravia - Febrero 2009
54 - GJ Hönig - Febrero 2009
53 - RS Gilszlak, S Estensoro - Noviembre 2008
53 - GJ Hönig - Noviembre 2008
53 - P Antúnez - Noviembre 2008
52- LM Zieher - Octubre 2008
52 - D Maur, B Bourdet - Octubre 2008
52 - GJ Hönig - Octubre 2008
51- M Migueres y col. - Agosto 2008
51 - MC Brió - Agosto 2008
51 - MV Rodríguez - Agosto 2008
50 - LM Zieher - Junio 2008
50 - N Fejerman - Junio 2008
50 - LR Guelman - Junio 2008
49 - A Sánchez Toranzo - Abril 2008
49 - S Gobbi1 y N Zelaschi - Abril 2008
49 - MF Kuspiel y J Torrez - Abril 2008
48 - S Halsband - Febrero 2008
48 - MJ Scolari y GB Acosta - Febrero 2008
48 - L Scévola y col. - Febrero 2008
47 - GE Barrantes - Noviembre 2007
47 - F Vidal - Octubre 2007
46 - P Vallejos y col. - Noviembre 2007
46 - R Groisman - Noviembre 2007
46 - MA Kauffman y col. - Octubre 2007
45 - MJ Scolari - Agosto 2007
45 - HJ Bertera - Agosto 2007
45 - RA Yunes - Agosto 2007
44 - MC Brió - Junio 2007
44 - RA Yunes - Junio 2007
44 - D Saferstein - Junio 2007
43 - LM Zieher - Abril 2007
43 - RA Yunes - Abril 2007
43 - L Scévola y col. - Abril 2007
42 - MJ Scolari - Febrero 2007
42 - M Zorrilla Zubilete - Febrero 2007
41 - LM Zieher - Diciembre 2006
41- MC Brió - Ddiciembre 2006
41 - D Scublinsky - Diciembre 2006
40 - SA Alvano - Octubre 2006
40 - D Cohen, M Rodríguez - Octubre 2006
40 - L D`Alessio y col. - Octubre 2006
39- SA Alvano - Agosto 2006
39 - GE Barrantes, MO Ortells - Agosto 2006
39 - N Braguinsky - Agosto 2006
38 - R Bauducco, D Magris, M Bella - Junio 2006
38 - A Sánchez Toranzo - Junio 2006
38 - GB Acosta - Junio 2006
37 - LM Zieher, LR Guelman - Abril 2006
37 - D Fadel, HA Serra - Abril 2006
37 - V Barel - Abril 2006
36 - LR Guelman- Febrero 2006
36 - SA Halsband - Febrero 2006
36 - Victoria Barel - Febrero 2006
35 - LM Zieher - Diciembre 2005
35 - AI Taboada - Diciembre 2005
35 - Victoria Barel - Diciembre 2005
Guía de tratamiento 2019 - Abril 2019
Farm. endócrina y del metabolismo. Parte 1
Farm. endócrina y del metabolismo. Parte 2
Neurotransmisión adrenérgica - 7/2018
Dislipemias y aterogenesis
Hipertensión Arterial
Bases biológicas y targets
Neurociencia & Cardiología 1 - Julio 2018
Guías de tratamiento 2018 - Marzo 2018
AAP Forense 39 - Octubre 2018
Urgencias 1 - Trastornos de ansiedad
Urgencias 2 - Psicosis de base somática
Urgencias 3 - Psicosis endógenas agudas
Urgencias 4 - Episodios agudos en psicosis crónicas
Urgencias 5 - Episodios agudos en psicosis orgánicas crónicas
Urgencias 6 - Trastornos de la personalidad
Alcohol
Cocaína
Psicofármacos. Benzodiacepinas y drogas Z
Tabaco
Marihuana
Poblaciones especiales
Deterioro corgnitivo leve
Gerontopsiquiatría - Trastornos depresivos
Gerontopsiquiatría - Trastornos de ansiedad
Imágenes de la Psiquiatría Latinoamericana
Volumen I - Esquizofrenia y otras psicosis
Volumen II-2 - Trastornos depresivos II - 9/2010
Volumen II - Trastornos depresivos I - 7/2010
Volumen III - T. del ánimo: Bipoladirar 5/2011
Volumen IV - Demencias - 9/2011
Volumen V - Adicciones - 4/2012
Volumen VI - Trastornos de ansiedad - 11/2012
Volumen VII - Adultos mayores - Agosto 2013
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 1
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 2
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 3
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 4
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 5
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 6
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 7
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 8
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 9
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 10
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 11
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 12
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 13
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 14
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 15
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 16
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 17
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 19
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 20
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 21
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 22
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 23
Tratado de Actualización en Psiquiartía - Fascículo 24
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 25
46 - V Rodríguez Rohwain y E Zaidel - Julio 2019
45 - E Zaidel - Mayo 2019
45 - E Yarri - Mayo 2019
44 - E Zaidel - Marzo 2019
44 - P Forcada - Marzo 2019
43 - E Zaidel - Septiembre 2018
43 - A Sigal - Septiembre 2018
Neuro & cardio 1 - P Forcada - Julio 2018
Neuro & cardio - A Vicario - Julio 2018
42 - JP Costabel - Junio 2018
42 - E Zaidel y col. - Junio 2018
41 - EJ Zaidel - Abril 2018
41 - E Sagray y col. - Abril 2018
40 - LM Pupi - Noviembre 2017
40 - E Zaidel - Noviembre 2017
39 - AM Cafferata y col. - Octubre de 2017
39 - GD Elikir - Octubre de 2017
38 - E Zaidel - Junio 2017
38 - I Recabarren - Junio 2017
38 - L Allegro - Julio 2017
37 - P Forcada - Marzo 2017
37 - EM Ylarri - Marzo 2017
36 - Ezequiel Zaidel - Noviembre de 2016
36 - D Aimone, E Esteban - Noviembre de 2016
35 - Pedro Forcada - Septiembre de 2016
35 - EM Ylarri - Septiembre de 2016
34 - EJ Zaidel - Junio de 2016
34 - PS Lipszyc - Junio de 2016
33 - PS Lipszyc - Abril de 2016
33 - EM Ylarri - Abril de 2016
37 - Derito - Julio 2019
36 - MNC Derito - Junio 2019
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
32 - GJ Hönig - Diciembre 2015
32 - I Díaz Azar y col - Diciembre 2015
32 - MNC Derito Diciembre 2015
32 - F Allegro - Diciembre 2015
31 - MNC Derito - Septiembre 2015
31 - F Rebok - Septiembre 2015
31 - F Allegro - Septiembre 2015
30 - RE Cortese - Junio 2015
30 - MNC Derito - Junio 2015
29 - RE Cortese - Abril 2015
29 - F Rebok - Abril 2015
29 - MNC Derito - Abril 2015
29 - F Allegro - Abril 2015
28 - MF Mutti - Noviembre 2014
28 - C Rosenfeld - Noviembre 2014
28 - EB Mansilla - Noviembre 2014
27 - JC Fantin - Septiembre 2014
27 - JP Marino - Septiembre 2014
27 - F Allegro - Septiembre 2019
25 - AB Kabanchik - Mayo 2014
25 - Alicia Guerra - Mayo 2014
25 - G Zarebski - Mayo 2014
25 - H Andrés - Mayo 2014
Resistencia antimicrobiana - Julio 2019
Ansiedad en niños y adolescentes - Junio 2019
Teoría de la mente. Neurobiología - D Coehn
Neurociencias y Cardiología - P Forcada
Microbita, estrés y depresión en la vejez - A Kabanchik
Mecanismos moleculares que unen dolor y trastornos psiquiátricos - A Serra
Encrucijada psicofarmacológica con los antipsicóticos - D Fadel
Fallas evolutivas responsables de las enfermedades mentales - M Mora

Av. García del Río 2585 Piso 12 A - C.A.B.A
+54 11 2092 1646 | info@sciens.com.ar

Editorial Sciens, Todos los Derechos Reservados 2015