97 - Ética - Abril 2016

  • Etica
  • Allegro
  • Psico

97 - Ética - Abril

Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de Honor de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. Sección de ética Ética y responsabilidad del médico hacia sí mismo Guardo como recuerdo de mi práctica profesional cuando vino a mi consultorio un muy reconocido cirujano traumatólogo. Necesitaba plantearme el problema de su hijo, que en ese momento era estudiante de medicina. El joven presentaba crisis de angustia muy intensas, con accesos de depresión alternados con crisis de ansiedad muy agudas, acompañadas de fantasías de suicidio. Era muy buen estudiante y alternaba con estudios de música. Tocaba excelentemente el piano y componía música, pero no podía estar solo. En los momentos de soledad era cuando aparecía agudamente su sufrimiento. Al interesarme por sus antecedentes me encontré con que había sido un niño muy carente de cariño familiar, afectado especialmente por la falta prolongada de su padre. Había necesitado un fuerte contacto paternal pero “el doctor” estaba siempre ausente, entregado a sus pacientes. El médico suele olvidar con frecuencia que es una persona que tiene sus propias necesidades. Generalmente esto lo extiende a su grupo familiar cuyos integrantes padecen los efectos de ese olvido y de esa ausencia. El médico olvida que tiene responsabilidades para consigo mismo y su convivencia. No es infrecuente encontrar al profesional que ejerce muy poca consideración a su salud, su persona y a su bienestar. Un hecho que favorece este acontecer son las condiciones laborales que ofrecen las empresas médicas y las obras sociales, lo obligan a cumplir con una excesiva cantidad de horas de trabajo con una intensa acumulación semanal. Algunos, inclusive llegan a olvidar sus vacaciones. Esto sucede en muchos lugares del mundo. Ocurre, ciertas veces que el médico, conociendo la importancia de su profesión, siente un halago narcisista que lo compensa parcialmente en su persona. Pero los familiares suelen estar ajenos a esa compensación narcisista y sufren las consecuencias. Entonces suelen afectarse muy intensamente. En mi práctica, he tenido la ocasión de atender colegas con graves cuadros depresivos o melancólicos intensos con uso y abuso de drogas −que suelen ser fácilmente conseguidas− y que en algunos casos han llegado a aproximarse al suicidio. Es importante saber que cuando la salud del médico no es buena, constituyó la condición que influye negativamente en su práctica profesional. El médico que no se siente bien −que no siente la alegría de vivir− lo transmite al paciente. La fatiga corporal y el no dormir lo suficiente llegar a ser un factor de importancia negativa y peligrosa en la praxis profesional. En algunos países esto se tiene en cuenta y toman medidas para incrementar la eficacia profesional, la seguridad del paciente, del médico y de su familia y favorecen todo aquello que es positivo para que el médico y su familia lleven una vida sana. Para ello, adecuan la cantidad de horas de trabajo, la duración y el riesgo de los turnos de la práctica médica. Condiciones para que el profesional pueda desempeñarse con mayor comodidad y bienestar. Pero es importante que el profesional tenga presente, que además del cuidado que le venga de sus condiciones de trabajo en las instituciones, él aprenda y sepa cuidarse. Sobre todo, que el médico es el responsable de su propio cuidado. Agregado esto, es importante que sepa distinguir cuáles son los factores negativos y peligrosos para su salud, como el tabaquismo, el consumo de drogas, demasiadas horas de trabajo, el cansancio físico, entre otros. No solo que sepa evitarlos sino además, aprender a protegerse identificando los factores de estrés profesional. Además, es importante que el médico aprenda a reconocer su propio narcisismo y omnipotencia que funcionan, consciente o inconscientemente, en su mente. No debe dudar de pedir la ayuda de un colega cuando note que lo necesita. EDITORIAL SCIENS // 5

Biblioteca