Views
4 months ago

Psico 111 - 2

  • Text
  • Dahan
  • Dahan
  • Maternal
  • Neuroplasticidad
  • Epigenetica
  • Mental
  • Apego
  • Madre
  • Desarrollo
  • Conducta
  • Maternal
  • Genes
  • Hipocampo
Conducta maternal y apego: consideraciones clínicas y epigenéticas. Mecanismos epigenéticos de los fármacos Dra. Miriam P. Dahan

Psicofarmacología 18:111, Noviembre de 2018 blece entre ellos una lucha por la supervivencia, en la que solo sobreviven los individuos más adaptados y se eliminan los demás. De esta manera se produce la selección natural de los más aptos. Únicamente los individuos que sobreviven son los que pueden reproducirse y así transmitir sus caracteres a los descendientes. La selección natural, con el transcurso del tiempo, va transformando paulatinamente a las especies (Darwin, 1979). En lenguaje simple y coloquial explicaba que las especies cambiaban como resultado de una necesidad nueva; que la lucha por la supervivencia eliminaba las variaciones desfavorables y sobrevivían las más aptas; que el número de individuos de cada especie permanecía más o menos constante; y por medio de descripciones minuciosas, cómo variaban en todos los aspectos las distintas especies según el entorno. Un ejemplo clásico lo constituyen las trece especies de pinzones de Darwin (género de aves) de las islas Galápagos. Principalmente, la diferencia de estas especies es el tamaño y la forma del pico que depende de su fuente de alimentación. Explica su aparición a partir de una primera especie de pinzón que llegó procedente de las costas de Ecuador, y cuyos descendientes se adaptaron a los diferentes tipos de alimentos y de ambientes que había en cada isla. La teoría de Darwin sufrió diversas críticas: no explicaba cómo se originaba la variabilidad de la descendencia. Las causas de la variabilidad están relacionadas con las mutaciones y la recombinación genética, pero para llegar a este conocimiento sería necesario que se desarrollase la genética. Darwin no llegó a conocer los trabajos de Gregor Mendel (1822-1884), debido a su escasa difusión, en consecuencia no supo nunca el origen de la variabilidad de la descendencia y, por lo tanto no pudo responder a las críticas que le acusaban de no explicar el origen de dicha variabilidad. Las leyes de Mendel, conjunto de reglas básicas sobre la transmisión por herencia genética de las características de los organismos padres a sus hijos, constituyen el fundamento de la genética. Las leyes se derivan del trabajo realizado por Mendel, publicado en 1865 y en 1866, aunque fue ignorado por mucho tiempo hasta su redescubrimiento en 1900 (Marantz Henig, 2001). Finalmente el neodarwinismo (Teoría sintética de la evolución) planteó los puntos claves de la Teoría de la evolución en un congreso en Princeton: - la variabilidad en la descendencia se debe a las mutaciones que originan nuevos genes y a la recombinación genética. - la selección natural elimina a los individuos menos aptos y permite reproducirse a los más adaptados. -la variación de la frecuencia génica, son las poblaciones las que evolucionan al variar sus frecuencias génicas. Los factores que producen la variación génica son: las mutaciones, la deriva genética, la selección natural y las migraciones. -el aislamiento geográfico: una población debe mantenerse alejada de la otra para que dé lugar a una nueva especie (Salas e Iturbe, 2011). Konrad Lorenz (1903-1989), zoólogo y etólogo austríaco, graduado en Medicina en 1928 y en Zoología en 1933, compartió el Premio Nobel de Medicina en 1973, con K. Von Frish y N. Tinbergen, por describir la impronta, es decir, el proceso fisiológico generado tras el nacimiento que garantiza el comportamiento maternal y filial entre madre y cría; estos hallazgos se integraron posteriormente en la teoría del apego humano (Lorenz, 1973; Bateson, 1990). Lorenz propuso la hipótesis de que muchas tendencias animales y humanas se basan en pautas genéticas latentes y son desencadenadas por sucesos del medio ambiente. Sugería que esos patrones eran tan importantes para la supervivencia del animal como sus características fisiológicas, y que ambos factores tenían un desarrollo evolutivo similar. Quizá sea más conocido porque descubrió que los estímulos aurales-auditivos y visuales de los progenitores de un animal son necesarios para inducirlo a seguirles, pero que cualquier objeto, incluido un ser humano, podía inducir la misma respuesta empleando los mismos estímulos. Llamó a este fenómeno impronta. Sus observaciones le permitieron fundamentar que las crías de los gansos comenzaban a seguir a su madre poco después de romper el cascarón, creando así un vínculo importante que ayudaba a la madre a protegerlos y a entrenarlos. Entre 1940 y 1950, Lorenz describió cómo los patitos que nacieron en su jardín de Altenberg lo tomaron como “madre pata”, y lo seguían a todas partes. Esta “programación genética” desenlaza una serie de comportamientos que favorecen la protección de las crías al amparo de sus progenitores. Los gansos recién nacidos detectaban un ser grande en el momento de romper sus cáscaras y se producía ese apego. Era un patrón más o menos permanente. Incluso algunos gansos silvestres, debido a esto, preferían pasar la noche cerca del cuarto del Lorenz y lo seguían a todas partes (Grandin y Deesing, 1998). Por lo tanto, impronta es un concepto que se puede definir como patrones de acción fijos, que están genéticamente determinados y que se manifiestan a través de la influencia del ambiente particular a una especie animal. Es una forma de aprendizaje en la que un animal muy joven fija su atención en el primer objeto que ve, escucha o toca y el movimiento que hace a continuación tras ese objeto; en la naturaleza, ese objeto normalmente es uno de los padres. Esta programación genética desencadena una serie de comportamientos que favorecen la protección de la cría al amparo de sus progenitores. Experimentalmente, otros animales y objetos inanimados han sido utilizados para estudiar este comportamiento. El estudio comparado del comportamiento de los animales ayuda a comprender la manera en que se establece el vínculo entre la madre y la cría, brindando los argumentos posibles, al hacer extensivos sus resultados a la especie humana (Ainsworth, 1969). Como dato de interés específico los etólogos buscaron entender los mecanismos de patrones innatos de comportamiento, y las motivaciones por las cuales los animales se comportan de la forma en que lo hacen. EDITORIAL SCIENS // 15

Dra. Miriam P. Dahan Lorenz (1939, 1965, 1981) y N. Tinbergen (1948, 1951) desarrollaron el etograma, que es una lista completa de todas las conductas que un animal despliega en su entorno. El etograma incluye los comportamientos innatos tanto como los adquiridos, con “patrones fijos de acción” que son activados por lo que denominaron “estímulo-señal”. Lorenz y Tinbergen denominaron “estímulo señal” al objeto que desencadena la activación de un patrón fijo de acción. En un ejemplo: cuando un ave madre ve la boca abierta de sus crías, esto desencadena el comportamiento maternal de alimentarlas, por lo tanto la boca abierta es un estímulo señal que actúa como un interruptor que enciende un programa determinado genéticamente. El Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1973, compartido por Lorenz con Nikolaas Tinbergen y Karl R. Von Frisch, los tres zoólogos que trabajaban en el estudio del comportamiento animal, causó cierta sorpresa en el mundo científico. Sin embargo, los argumentos que brindaron los integrantes del tribunal sueco de los premios Nobel se basaron en que sus trabajos contribuían a comprender mejor diversos aspectos de la Psiquiatría. Estableciendo enlaces, el psicoanalista inglés John Bowlby estudió el modo en que se desarrolla la conducta de apego en el bebé humano, y concluyó que esta puede incluirse dentro de las pautas generales de impronta (siempre que este término se aplique en un sentido genérico amplio). La Teoría de la impronta ya mencionada –forma de aprendizaje en que los animales precociales aprenden en los primeros días a aproximarse al primer objeto grande en movimiento– establece así una base de comparación natural en relación a las conductas humanas de apego. Refiere que los seres humanos nacen con la tendencia innata de apegarse a una persona protectora que los cuida. Bowlby introdujo la palabra attachment, que se traduce como apego. El apego, vínculo afectivo que el niño gesta con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un desarrollo saludable, forja los cimientos necesarios para el posterior desarrollo del niño y contribuye al bienestar psicológico o a la psicopatología. La tesis fundamental de la teoría del apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño está determinado, en gran medida, por la capacidad de respuesta de la madre y/o cuidador (Bowlby, 1969). La falta de cuidados maternos pueden llevar a un desajuste en la integración social, a dificultades en las relaciones interpersonales y diferentes manifestaciones psicopatológicas. Bowbly también puntualizó que es el tipo de cuidados, disfuncionales o pobres, más que la ausencia de la madre en sí misma, lo que causa las dificultades (deprivación materna). El vínculo de apego tiene varios elementos claves: • es una forma especial y perdurable de relación emocional con otra persona • proporciona consuelo, agrado, sosiego y placer • la pérdida, o amenaza de pérdida de esa persona evoca angustia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en 1951 un informe elaborado por Bowlby –Cuidado materno y Salud mental– a partir de una serie de entrevistas con los mejores especialistas en desarrollo infantil (Bowlby, 1954). En el tema particular del vínculo madre-hijo se destacan los aportes de René Spitz (1887-1974), médico y psicoanalista. Fue quien acuñó el término hospitalismo, que utilizó para designar el conjunto de perturbaciones somáticas y psíquicas provocadas por la prolongada permanencia de los niños pequeños en una institución hospitalaria privados de la presencia y cuidados de su madre. Spitz desarrolló sus investigaciones motivado en los trabajos de Anna Freud (1895-1982) y Maria Montessori (1870- 1952). A partir de 1935 se dedicó a la observación y el estudio del desarrollo infantil focalizándose en la importancia de los cuidados maternos y los efectos de la deprivación emocional. Desde una perspectiva integradora del psicoanálisis en la psicología genética, se interesó por las primeras relaciones de objeto, los estadios, las carencias afectivas y los trastornos del lenguaje vinculados con la internación de niños pequeños en las instituciones hospitalarias. En el texto “El primer año de vida del niño”, Spitz describió la depresión anaclítica. Planteaba que “la ausencia de relaciones objetales causadas por la carencia afectiva detiene el desarrollo en todos los sectores de la personalidad...” […] “Puede presentar pérdida de la expresión mímica, anorexia, mutismo, insomnio, retardo psicomotor. Además, el lactante vuelve la regresión hacia sí mismo, son niños que pueden atacarse activamente a sí mismos, dándose cabezazos contra sus cunas, pegándose con el puño y arrancándose mechones de pelo. Este deterioro puede progresar hasta llevarlo al marasmo y a la muerte” (Spitz, 1979). La depresión anaclítica es reversible: si la ausencia de la madre no es muy prolongada, al restablecerse el vínculo, la depresión cesa muy rápidamente (privación afectiva parcial). Si esta privación sobrepasa las dieciocho semanas, el niño probablemente llegue al estado de hospitalismo. En este estado, la separación madre-hijo, durante un tiempo muy largo o total, desemboca en la imposibilidad del niño para entablar contactos afectivos permanentes; por ejemplo, porque está en una institución de salud que da tratamiento impersonal. El hospitalismo puede dar lugar a estados irreversibles, incluyendo la muerte. Debido a las investigaciones de Spitz, la concepción de la atención hospitalaria de niños pequeños permitió algunas modificaciones de relevante beneficio psicofísico en los niños que atraviesan situaciones de institucionalización. Neurobiología del apego De acuerdo con algunas investigaciones realizadas, si no se dan las condiciones adecuadas de interacción madre-hijo, el sistema del apego puede dejar de brindar su función protectora y convertirse, en sí mismo, en fuente de trastornos de diversos tipos (Lyons-Ruth et al., 2004). El apego funda sus bases conceptuales en el imprinting, concepto que como ya se dijo deviene de la biología. 16 // EDITORIAL SCIENS

Revista Psicofarmacología

Psicofarmacología 113
psico 113 - Novedades
Psico 113 - nota 1
Psico 113 - nota 2
psico 113 - nota 3
Psico 113 - ética
Psico 112
Novedades
Psico 112 - 1
Psico 112 - 2
Ética
Psicofarmacología 111 - Noviembre 2018
Psico 111 - 2
Psico 111 - 1
Psicofarmacología 110
psico 110 - 1
psico 110 - 2
Psicofarmacología 109
psico 109 - 1
psico 109 - 2
Psicofarmacología 108
psico 108 - 1
psico 108 - 2
psico 108 - 3
Psicofarmacologia 107
psico 107 - 1
psico 107 - 2
Psicofarmacología 106
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
Psicofarmacología105
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psicofarmacología 104
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
Psicofarmacología 103
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
Psicofarmacología 102
Psicofarmacología 101
Psicofarmacología 100
Psicofarmacología 99
Psicofarmacología 98
Psicofarmacología 97
Psicofarmacología 96
Psicofarmacología 95
Psicofarmacología 94
Psicofarmacología 93
Psicofarmacología 92
Psicofarmacología 91
Psicofarmacología 90
Psicofarmacología 89
Psicofarmacología 88
Psicofarmacología 87
Psicofarmacología 86
Psicofarmacología 85
Psicofarmacología 84
Psicofarmacología 83
Psicofarmacología 82
Psicofarmacología 81
Psicofarmacología 80
Psicofarmacología 79
Psicofarmacología 78
Psicofarmacología 77
Psicofarmacología 76
Psicofarmacología 75
Psicofarmacología 74
Psicofarmacología 73
Psicofarmacología 72
Psicofarmacología 71
Psicofarmacología 70
Psicofarmacología 69
Psicofarmacología 68
Psicofarmacología 67
Psicofarmacología 66
Psicofarmacología 65
Psicofarmacología 64
Psicofarmacología 63
Psicofarmacología 62
Psicofarmacología 61
Psicofarmacología 60
Psicofarmacología 59
Psicofarmacología 58
Psicofarmacología 57
Psicofarmacología 56
Psicofarmacología 55
Psicofarmacología 54
Psicofarmacología 53
Psicofarmacología 52
Psicofarmacología 51
Psicofarmacología 50
Psicofarmacología 49
Psicofarmacología 48
Psicofarmacología 47
Psicofarmacología 46
Psicofarmacología 45
Psicofarmacología 44
Psicofarmacología 43
Psicofarmacología 42
Psicofarmacología 41
Psicofarmacología 40
Psicofarmacología 39
Psicofarmacología 38
Psicofarmacología 37
Psicofarmacología 36
Psicofarmacología 35
Psicofarmacología 34
Psicofarmacología 33
Psicofarmacología 32
Psicofarmacología 31
Psicofarmacología 30
Psicofarmacología 29
Psicofarmacología 28
Psicofarmacología 27
Psicofarmacología 25
Psicofarmacología 24
Psicofarmacología 23
Psicofarmacología 22
Psicofarmacología 21
Psicofarmacología 20
Psicofarmacología 18
Psicofarmacología 19
Psicofarmacología 17
Psicofarmacología 16
Psicofarmacología 15
Psicofarmacología 14
Psicofarmacología 13
Psicofarmacología 12
Psicofarmacología 11
Psicofarmacología 10
Psicofarmacología 9
Psicofarmacología 8
Psicofarmacología 7
Psicofarmacología 6
Psicofarmacología 5
Psicofarmacología 4
Psicofarmacología 3
Psicofarmacología 2
Psicofarmacología 1

Revista Psiquiatría

Psiquiatria 35
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 34 - Mayo 2018
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatria 33
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
Psiquiatria 32
Psiquiatría 31
Psiquiatría 30
Psiquiatría 29
Psiquiatría 28
Psiquiatría 27
Psiquiatría 25
Psiquiatría 24
Psiquiatría 23
Psiquiatría 22
Psiquiatría 21
Psiquiatría 20
Psiquiatría 19
Psiquiatría 18
Psiquiatría 17
Psiquiatría 16
Psiquiatría 15
Psiquiatría 14
Psiquiatría 13
Psiquiatría 12
Psiquiatría 11
Psiquiatría 10
Psiquiatría 9
Psiquiatría 8
Psiquiatría 7
Psiquiatría 6
Psiquiatría 5
Psiquiatría 4
Psiquiatría 3
Psiquiatría 2
Psiquiatría 1

Revista Farmacología Cardiovascular

Farmacología Cardiovascular 44
Farmacología Cardiovascular 44 - nota 1
Farmacología cardiovascular 44 - nota 2
Farmacología Cardiovascular 43 - Sept. 2018
Cardio 43 - 1
Cardio 43 - 2
Farmacología cardiovascular 42
Cardio 42 - 1
Cardio 42 - 2
Farmacología cardiovascular 41
Cardio 41 - 1
Cardio 41 - 2
Farmacología Cardiovascular 40
Cardio 40 - 1
Cardio 40 - 2
Farmacología Cardiovascular 39
Farmacología Cardiovascular 38
Farmacología Cardiovascular 37
Farmacología Cardiovascular 36
Farmacología Cardiovascular 35
Farmacología Cardiovascular 34
Farmacología Cardiovascular 33
Farmacología Cardiovascular 32
farmacología cardiovascular 31
Farmacología Cardiovascular 30
Farmacología Cardiovascular 29
Farmacología Cardiovascular 26
Farmacología Cardiovascular 25
Farmacología Cardiovascular 24
Farmacología Cardiovascular 23
Farmacología Cardiovascular 22
Farmacología Cardiovascular 21
Farmacología Cardiovascular 20
Farmacología Cardiovascular 19
Farmacología Cardiovascular 18
Farmacología Cardiovascular 17
Farmacología Cardiovascular 16
Farmacología Cardiovascular 15
Farmacología Cardiovascular 14
Farmacología Cardiovascular 13
Farmacología Cardiovascular 12
Farmacología Cardiovascular 11
Farmacología Cardiovascular 10
Farmacología Cardiovascular 9
Farmacología Cardiovascular 8
Farmacología Cardiovascular 7
Farmacología Cardiovascular 6
Farmacología Cardiovascular 5
Farmacología Cardiovascular 4
Farmacología Cardiovascular 3
Farmacología Cardiovascular 2
Farmacología Cardiovascular 1

Neurociencia y cardiología

Neurociencia y cardiología 1
neuro & cardio 1 - nota 1
neuro & cardio 1 - nota 2

Zieher L.M.

Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen I
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen II
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VI
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia: Volumen II Parte 2
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen V
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen III
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen IV
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VII

Tratado de Actualizazión en Psiquiatría - Dr. Juan Cristóbal Tenconi

Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 1
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 2
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 3
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 4
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 5
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 6
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 7
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 8
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 9
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 10
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 11
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 12
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 13
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 14
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 15
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 16
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 17
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 19
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 20
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 21
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 22
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 23
Tratado de Actualización en Psiquiartía - Fascículo 24
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 25

Videos

Encrucijada psicofarmacológica con los antipsicóticos - D Fadel
Mecanismos moleculares que unen dolor y trastornos psiquiátricos - A Serra
Microbita, estrés y depresión en la vejez - A Kabanchik
Neurociencias y Cardiología - P Forcada
Fallas evolutivas responsables de las enfermedades mentales - M Mora
Teoría de la mente. Neurobiología - D Coehn

Guias

Guia_web

JUAN ENRIQUE MEZZICH / FERNANDO LOLAS

Imágenes de la Psiquiatría Latinoamericana

Av. García del Río 2585 Piso 12 A - C.A.B.A
+54 11 2092 1646 | info@sciens.com.ar

Editorial Sciens, Todos los Derechos Reservados 2015