Views
4 months ago

Psico 111 - 2

  • Text
  • Dahan
  • Dahan
  • Maternal
  • Neuroplasticidad
  • Epigenetica
  • Mental
  • Apego
  • Madre
  • Desarrollo
  • Conducta
  • Maternal
  • Genes
  • Hipocampo
Conducta maternal y apego: consideraciones clínicas y epigenéticas. Mecanismos epigenéticos de los fármacos Dra. Miriam P. Dahan

Psicofarmacología 18:111, Noviembre de 2018 Las especies precociales (ya mencionadas), nacen con un nivel de desarrollo motor y perceptivo, por lo que muy rápidamente pueden moverse y seguir a su objeto de referencia (seguir a su objeto materno). El ser humano, en cambio, se encuentra entre las especies altriciales; las “crías” de estas especies nacen con los mecanismos perceptivos escasamente desarrollados y con poca movilidad. Dentro de las especies altriciales, el período de crecimiento del ser humano es especialmente lento y requiere un largo aprendizaje. Para que sea posible, resulta necesario que se desarrolle el proceso de apego, es decir, un tipo determinado de relación maternal que permita que el hijo sobreviva biológica y psicológicamente. En las conductas de apego, las sustancias que intervienen son algunos neuropéptidos como la oxitocina y la prolactina, así como también los opioides endógenos como las endorfinas. Se demostró sobre todo en la investigación animal, que tanto los opioides cerebrales como los circuitos sobre los que actúa la oxitocina son activados por actividades sociales tales como el juego, el acicalamiento de las crías y la actividad sexual. Se postula entonces que los cambios en la acción de estos neuropéptidos sobre el cerebro pueden estar relacionados con el sentimiento de base segura del niño, así como con el comportamiento maternal en adultos (Panksepp, 1998). La oxitocina es una hormona liberada en el sistema nervioso central por la neurohipófisis; ha sido estudiada en relación a su papel promotor de las contracciones del útero en el parto y con el amamantamiento. Se la ha estudiado también por su papel iniciador de comportamientos maternales de cuidado en numerosas especies. En un estudio longitudinal de seis meses de seguimiento en parejas humanas (con 160 madres y padres que vivían con sus bebés recién nacidos) se demostró que los niveles de oxcitocina aumentaron durante este período. Además, se encontró una correlación entre el aumento de oxcitocina y los comportamientos de contacto, vocalizaciones afectuosas, estimulación táctil y presentación de objetos (Gordon, Zagoory-Sharon, Leckman & Feldman, 2010). Los opioides internos son neuropéptidos que tienen como función originaria calmar el dolor pero cuyapresencia también provoca sensaciones placenteras. La función de los opioides endógenos pudo ser corroborada en monos (Rhesus), los cuales aumentaban el nivel de su interacción social (aseo por pares) cuando recibían un bloqueador de los mismos (naltrexona) (Graves, Wallen & Maestripieri, 2002). También se pudo observar que el desbalance de estos sistemas químicos genera consecuencias psicopatológicas graves. Por ejemplo, la depresión posparto y la psicosis puerperal han sido relacionadas con altos niveles de b-casomorfina, un opioide derivado de la leche que funcionaría como bloqueador de la producción de opioides endógenos (Nyberg, Linstrom y Terenius, 1988). Las estructuras que conforman estos circuitos neurales, llamados de cuidado son: la corteza cingulada, el área septal, los núcleos basales de la estría terminal, la amígdala, el núcleo accumbens y algunas áreas del hipotálamo (Paanksepp, 1998). También se ha estudiado en diversas especies las respuestas en relación a la separación, en particular las vocalizaciones que realiza la cría cuando es separada de su madre, o el llanto en el ser humano. Hay otras manifestaciones posibles como la pérdida de apetito, del sueño, la irritabilidad o la depresión. El principal neuromodulador es el glutamato pero también participan la noradrenalina, la serotonina y el factor de liberación de la corticotrofina (CRF) (Panksepp, 2006; Young, Liu & Wang, 2008). Existirían componentes comunes en el amor maternal, el comportamiento sexual y social, ya que estos mismos neuropéptidos intervienen en los circuitos mencionados. Se describen también los “reguladores ocultos” (hidden regulators) en el sistema, denominados así porque no son identificados como tales a través de la simple observación (Hofer y Sullivan, 2001). Por ejemplo, en ratas se ha estudiado cómo la disminución experimental del aseo a sus crías disminuye considerablemente el nivel de hormona de crecimiento de estas. Lo que explica que cuando la madre rata lame a su cría, está modulando la sensibilidad de determinados receptores a la serotonina, que a su vez regula la liberación de hormona de crecimiento por parte de la hipófisis. También se regularía la presión sanguínea de la cría a través del amamantamiento (Shair et al., 1986). Existirían diversos procesos biológicos de las crías que estarían regulados por “reguladores ocultos” que la madre ajustaría a través de la relación de apego, y que podrían aplicarse en humanos. Frente a una conducta maternal/ paternal abusiva, Bowlby sostuvo que, con la figura de cuidado inicialmente las conductas de apego se incrementan para luego establecerse en un patrón de alejamiento (que puede derivar en distintos estilos de apego) (Bowlby, 1969). Algunos autores desarrollaron un modelo experimental del apego en ratas, basados en premisas sobre el apego de Bowlby. Una de ellas es el desarrollo rápido de la conducta de apego hacia el cuidador, y la otra es la resistencia a extinguir estas conductas aún cuando haya un tratamiento abusivo por parte de aquel. Basaron sus estudios en la potenciación del condicionamiento del olor materno por parte de la cría y su resistencia en asociar un suceso aversivo con este olor (Moriceau y Sullivan, 2005). Los autores sostienen que existe una adecuación del desarrollo del sistema nervioso para adaptarse a los distintos ambientes en los que se encuentra la cría. En la línea de investigación relacionada con la epigenética, se ha demostrado cómo el comportamiento maternal de cuidado en ratas modifica la expresión de los genes encargados de expresar los receptores glucocorticoides en el hipocampo. Frente a un estímulo amenazador o estresor el hipocampo actúa sobre el hipotálamo generando la descarga del factor de liberación de corticotropina (CRF) sobre la hipófisis anterior, que a su vez, sintetiza y libera adrenocorticotropina (ACTH) sobre la corteza suprarrenal (Bale et al., 2002, 2004). De esta manera, se liberan glucocorticoides, como el cortisol, que es clave en el mantenimiento de la respuesta al EDITORIAL SCIENS // 17

Dra. Miriam P. Dahan estrés, por ejemplo, favoreciendo el incremento del nivel de azúcar en la sangre y la metabolización de grasas, proteínas e hidratos de carbono. El nivel de glucocorticoides en sangre es captado por receptores en el cerebro, fundamentalmente en el hipocampo y otras zonas del prosencéfalo. Cuando se llega a un determinado umbral, el hipocampo inhibe la liberación de CRF y, a través de un mecanismo de retroalimentación negativa, se disminuye la respuesta al estrés (Weaver, Meaney & Szyf, 2006). Muy significativo resulta que, cuanto más frecuente sea la conducta maternal de lamido a la cría en la primera semana de vida, mayor será la expresión genética de los receptores a glucocorticoides y, en consecuencia, menor la respuesta frente a eventos estresantes. Esta regulación, denominada epigenética, se da a través de modificaciones funcionales del genoma que no involucran cambios en la secuencia de nucleótidos (Zhang & Meaney, 2010). Llevados los estudios a seres humanos, se investigaron post mórtem neuronas del hipocampo de víctimas de suicidio con historia de maltrato infantil, sin historia de maltrato y controles (Mcgowan et al., 2009). Se concluyó que existían diferencias significativas entre los sujetos suicidas con historia de maltrato infantil y los demás, ya que tenían menos niveles de ARN mensajero de los receptores glucocorticoides, así como una metilación mayor del promotor de la expresión de éstos (NR3C1). Estos hallazgos pudieron relacionar una historia de maltrato en la infancia con una regulación epigenética de los receptores glucocorticoides, que promueve una mayor y más sostenida respuesta al estrés ante eventos amenazantes. ¿Cómo se define la epigenética?: Conrad Waddington (1905- 1975) acuñó y definió la epigenética como la “rama de la biología que estudia la interacción causal entre los genes y sus productos, de los cuales emerge el fenotipo final” (Kaminker, 2007). Según Waddington la regulación epigenética mediaría la adaptación al medio ambiente, mediante la plasticidad del genoma, para generar distintos fenotipos ante las diferentes condiciones ambientales. La epigenética se refiere, entonces, a los cambios heredables en la estructura y organización del ADN e histonas que no implican alteraciones en la secuencia de nucleótidos y que modifican la estructura y condensación de la cromatina, por lo que afectan la expresión génica y el fenotipo. Estas marcas generan modificaciones que afectan la actividad transcripcional de los genes y, una vez que se establecen, son relativamente estables en las generaciones siguientes (Morgan y Whitelaw, 2008). “Un sistema epigenético debe ser heredable, que se autoperpetúa y es reversible” (Riddihough y Zahn, 2010). Por lo tanto, las modificaciones epigenéticas implican: metilación del ADN y modificaciones de las histonas, que producen un cambio en la expresión génica sin alteración del código genético (secuencia de bases de ADN descripta por Watson y Crick) (García et al., 2012). Actualmente, el lamarckismo y la epigenética proponen una explicación para algunos efectos intergeneracionales en poblaciones humanas (Morgan y Whitelaw, 2008). Los conceptos de Lamarck, descartados por la teoría moderna de la evolución, están resurgiendo en función de la evidencia que sugiere que los cambios epigenéticos son transmitidos de generación en generación y, por lo tanto, serían un mecanismo potencial de las influencias medioambientales que pueden ser heredadas de padres a hijos (postura teórica central de la evolución lamarckiana) (Handel y Ramagopalan, 2010) (Figura 1). En esencia, los cambios epigenéticos ofrecen un mecanis- Figura 1 Impacto de la epigenética en la evolución humana La teoría de Lamarck sobre la herencia de caracteres adquiridos ha resurgido gracias a los nuevos descubrimientos sobre herencia y mecanismos epigenéticos para complementar a la teoría sistémica moderna de la evolución. García Robles R et al. Rev. Cienc. Salud vol.10 no.1 2012. 18 // EDITORIAL SCIENS

Revista Psicofarmacología

Psicofarmacología 113
psico 113 - Novedades
Psico 113 - nota 1
Psico 113 - nota 2
psico 113 - nota 3
Psico 113 - ética
Psico 112
Novedades
Psico 112 - 1
Psico 112 - 2
Ética
Psicofarmacología 111 - Noviembre 2018
Psico 111 - 2
Psico 111 - 1
Psicofarmacología 110
psico 110 - 1
psico 110 - 2
Psicofarmacología 109
psico 109 - 1
psico 109 - 2
Psicofarmacología 108
psico 108 - 1
psico 108 - 2
psico 108 - 3
Psicofarmacologia 107
psico 107 - 1
psico 107 - 2
Psicofarmacología 106
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
Psicofarmacología105
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psicofarmacología 104
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
Psicofarmacología 103
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
Psicofarmacología 102
Psicofarmacología 101
Psicofarmacología 100
Psicofarmacología 99
Psicofarmacología 98
Psicofarmacología 97
Psicofarmacología 96
Psicofarmacología 95
Psicofarmacología 94
Psicofarmacología 93
Psicofarmacología 92
Psicofarmacología 91
Psicofarmacología 90
Psicofarmacología 89
Psicofarmacología 88
Psicofarmacología 87
Psicofarmacología 86
Psicofarmacología 85
Psicofarmacología 84
Psicofarmacología 83
Psicofarmacología 82
Psicofarmacología 81
Psicofarmacología 80
Psicofarmacología 79
Psicofarmacología 78
Psicofarmacología 77
Psicofarmacología 76
Psicofarmacología 75
Psicofarmacología 74
Psicofarmacología 73
Psicofarmacología 72
Psicofarmacología 71
Psicofarmacología 70
Psicofarmacología 69
Psicofarmacología 68
Psicofarmacología 67
Psicofarmacología 66
Psicofarmacología 65
Psicofarmacología 64
Psicofarmacología 63
Psicofarmacología 62
Psicofarmacología 61
Psicofarmacología 60
Psicofarmacología 59
Psicofarmacología 58
Psicofarmacología 57
Psicofarmacología 56
Psicofarmacología 55
Psicofarmacología 54
Psicofarmacología 53
Psicofarmacología 52
Psicofarmacología 51
Psicofarmacología 50
Psicofarmacología 49
Psicofarmacología 48
Psicofarmacología 47
Psicofarmacología 46
Psicofarmacología 45
Psicofarmacología 44
Psicofarmacología 43
Psicofarmacología 42
Psicofarmacología 41
Psicofarmacología 40
Psicofarmacología 39
Psicofarmacología 38
Psicofarmacología 37
Psicofarmacología 36
Psicofarmacología 35
Psicofarmacología 34
Psicofarmacología 33
Psicofarmacología 32
Psicofarmacología 31
Psicofarmacología 30
Psicofarmacología 29
Psicofarmacología 28
Psicofarmacología 27
Psicofarmacología 25
Psicofarmacología 24
Psicofarmacología 23
Psicofarmacología 22
Psicofarmacología 21
Psicofarmacología 20
Psicofarmacología 18
Psicofarmacología 19
Psicofarmacología 17
Psicofarmacología 16
Psicofarmacología 15
Psicofarmacología 14
Psicofarmacología 13
Psicofarmacología 12
Psicofarmacología 11
Psicofarmacología 10
Psicofarmacología 9
Psicofarmacología 8
Psicofarmacología 7
Psicofarmacología 6
Psicofarmacología 5
Psicofarmacología 4
Psicofarmacología 3
Psicofarmacología 2
Psicofarmacología 1

Revista Psiquiatría

Psiquiatria 35
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 34 - Mayo 2018
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatria 33
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
Psiquiatria 32
Psiquiatría 31
Psiquiatría 30
Psiquiatría 29
Psiquiatría 28
Psiquiatría 27
Psiquiatría 25
Psiquiatría 24
Psiquiatría 23
Psiquiatría 22
Psiquiatría 21
Psiquiatría 20
Psiquiatría 19
Psiquiatría 18
Psiquiatría 17
Psiquiatría 16
Psiquiatría 15
Psiquiatría 14
Psiquiatría 13
Psiquiatría 12
Psiquiatría 11
Psiquiatría 10
Psiquiatría 9
Psiquiatría 8
Psiquiatría 7
Psiquiatría 6
Psiquiatría 5
Psiquiatría 4
Psiquiatría 3
Psiquiatría 2
Psiquiatría 1

Revista Farmacología Cardiovascular

Farmacología Cardiovascular 44
Farmacología Cardiovascular 44 - nota 1
Farmacología cardiovascular 44 - nota 2
Farmacología Cardiovascular 43 - Sept. 2018
Cardio 43 - 1
Cardio 43 - 2
Farmacología cardiovascular 42
Cardio 42 - 1
Cardio 42 - 2
Farmacología cardiovascular 41
Cardio 41 - 1
Cardio 41 - 2
Farmacología Cardiovascular 40
Cardio 40 - 1
Cardio 40 - 2
Farmacología Cardiovascular 39
Farmacología Cardiovascular 38
Farmacología Cardiovascular 37
Farmacología Cardiovascular 36
Farmacología Cardiovascular 35
Farmacología Cardiovascular 34
Farmacología Cardiovascular 33
Farmacología Cardiovascular 32
farmacología cardiovascular 31
Farmacología Cardiovascular 30
Farmacología Cardiovascular 29
Farmacología Cardiovascular 26
Farmacología Cardiovascular 25
Farmacología Cardiovascular 24
Farmacología Cardiovascular 23
Farmacología Cardiovascular 22
Farmacología Cardiovascular 21
Farmacología Cardiovascular 20
Farmacología Cardiovascular 19
Farmacología Cardiovascular 18
Farmacología Cardiovascular 17
Farmacología Cardiovascular 16
Farmacología Cardiovascular 15
Farmacología Cardiovascular 14
Farmacología Cardiovascular 13
Farmacología Cardiovascular 12
Farmacología Cardiovascular 11
Farmacología Cardiovascular 10
Farmacología Cardiovascular 9
Farmacología Cardiovascular 8
Farmacología Cardiovascular 7
Farmacología Cardiovascular 6
Farmacología Cardiovascular 5
Farmacología Cardiovascular 4
Farmacología Cardiovascular 3
Farmacología Cardiovascular 2
Farmacología Cardiovascular 1

Neurociencia y cardiología

Neurociencia y cardiología 1
neuro & cardio 1 - nota 1
neuro & cardio 1 - nota 2

Zieher L.M.

Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen I
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen II
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VI
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia: Volumen II Parte 2
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen V
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen III
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen IV
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VII

Tratado de Actualizazión en Psiquiatría - Dr. Juan Cristóbal Tenconi

Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 1
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 2
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 3
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 4
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 5
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 6
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 7
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 8
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 9
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 10
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 11
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 12
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 13
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 14
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 15
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 16
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 17
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 19
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 20
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 21
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 22
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 23
Tratado de Actualización en Psiquiartía - Fascículo 24
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 25

Videos

Encrucijada psicofarmacológica con los antipsicóticos - D Fadel
Mecanismos moleculares que unen dolor y trastornos psiquiátricos - A Serra
Microbita, estrés y depresión en la vejez - A Kabanchik
Neurociencias y Cardiología - P Forcada
Fallas evolutivas responsables de las enfermedades mentales - M Mora
Teoría de la mente. Neurobiología - D Coehn

Guias

Guia_web

JUAN ENRIQUE MEZZICH / FERNANDO LOLAS

Imágenes de la Psiquiatría Latinoamericana

Av. García del Río 2585 Piso 12 A - C.A.B.A
+54 11 2092 1646 | info@sciens.com.ar

Editorial Sciens, Todos los Derechos Reservados 2015