Views
4 years ago

Psicofarmacología 43

Revista Latinoamericana de Psicofarmacología y Neurociencia.

Dr. Roberto A. Yunes -

Dr. Roberto A. Yunes - pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente o intento de suicidio. Podemos notar que, además de los síntomas comunes que se presentan tanto en el adulto como en el niño y/o el adolescente, que acabamos de señalar, la única diferencia que establece este manual para –precisamente- niños y adolescentes, es el estado de ánimo irritable y que, en los niños, hay que valorar el fracaso en lograr el aumento de peso deseable. Ahora incorporamos el decir del DSM-IV de Cuidados Primarios para Niños y Adolescentes (1), que toma los criterios del DSM-IV-TR para diagnosticar el episodio depresivo mayor y tiende a caracterizar con mejor aproximación la depresión en la infancia y la adolescencia. Ahora bien el DSM-IV de Cuidados Primarios para Niños y Adolescentes (9) continúa expresando que es difícil diagnosticar los verdaderos trastornos de depresión mayor en la infancia. O sea, si los niños presentan un estado de ánimo depresivo, muchas veces se debe a causas ambientales. Por ejemplo: el niño presenta una apatía persistente, abatimiento (a menudo relacionado con la pérdida de la persona que cuidaba al niño o si esa persona no está a disposición del infante porque se halla gravemente deprimida); otras características comprenden: déficit del crecimiento normal no debido a causa orgánica (problema que puede manifestarse con apatía y repliegue excesivo), y dificultades del dormir. Estas manifestaciones precisan intervenciones urgentes, aunque la causa del problema no pareciera importante. Asimismo, creemos oportuno subrayar que el déficit nutricional, en los primeros años, crea un estado de minusvalía tanto física como psíquica (el niño presenta rostro triste, se lo observa apático, se desconecta del mundo circundante, situación que puede conducirlo al retraso mental leve). Estas circunstancias nos llevarían a realizar un diagnóstico diferencial con la depresión ocurrida en los primeros años de vida del infante. En nuestros países latinoamericanos, y en otros países también, cada vez con más frecuencia, aparece un mayor número de niños cuyas necesidades básicas no son satisfechas, circunstancias éstas que les impiden alcanzar el desarrollo deseable para su edad. Las características del inicio de la depresión en la niñez son las mismas que las de la infancia. Pueden presentar, sentimiento de culpa, quejas somáticas y, socialmente suelen aislarse, pueden aparecer síntomas psicóticos (alucinaciones). En el adolescente se pueden observar retardo psicomotor o hipersomnia. Son comunes las delusiones y alucinaciones (pero no forman parte de los síntomas específicos del trastorno). Padres deprimidos o historia familiar de depresión o alcoholismo son factores susceptibles de poner a niños y jóvenes en altísimo riesgo de caer en el trastorno depresivo. Se agravará el riesgo en caso de discordia familiar y marital, drogadicción del paciente, así como una historia clínica de episodios depresivos. Son todos ellos factores de vulnerabilidad. Como práctica de rutina, debemos evaluar la ideación suicida. Generalmente, se observa que las jóvenes adolescentes presentan el doble de cuadros depresivos que los varones, por ser ellas más susceptibles a padecer este trastorno. El DSM-IV de Cuidados Primarios (9) señala: “La cultura puede influir en las vivencias y el modo de comunicar cuáles son los síntomas de la depresión (es decir, en algunas culturas, la depresión se suele expresar ampliamente en términos somáticos, en lugar de hablar de tristeza o culpa). Las vivencias depresivas se pueden expresar, por ejemplo: - como "nervios", o cefaleas (culturas latinoamericanas y mediterráneas) - como debilidad, cansancio o "falta de equilibrio" (culturas china, y asiáticas en general) - como problemas "del corazón" (culturas de Oriente medio) - como "se me rompió el corazón" (cultura de los indios Hopis)”. En condiciones normales, la pérdida de un ser querido va mejorando paulatinamente sin tratamiento específico. Si, a los dos meses de la pérdida de un ser querido, siguen presentándose un mayor deterioro o un sentimiento de desamparo importante que no son característicos de un duelo normal, (como ser: marcado deterioro funcional, preocupación enfermiza por sentir la persona "que no vale nada", ideación suicida, síntomas psicóticos y retardo psicomotor) podemos decir que nos encontramos ante un episodio depresivo mayor. Cuando el niño presenta un deterioro del aprendizaje escolar, aislamiento de sus pares, trastornos de conducta, debemos averiguar en la historia clínica si no existió un duelo, dentro de su familia o en su entorno inmediato, porque, muchas veces, estos síntomas reflejan el estado anímico del niño ante la situación estresante (que puede llegar a ser traumática) que él está viviendo. Prevalencia Con frecuencia, observamos la depresión en etapas tempranas de la infancia y suele estar vinculada con un grado significativo de morbimortalidad. Birmaher (10), en un artículo de revisión donde consideró el material disponible a partir de 1986 hasta 1996, expone: “La prevalencia estimada oscila entre el 0,4 y el 2,5% en los niños de escolaridad primaria y entre el 0,4 y el 8,3% en los adolescentes”. En 1999, Kaufman & Ryan (6) estimaron que el trastorno de depresión mayor (TDM) puede alcanzar hasta el 5% de la población adolescente y que hasta un 70% de esta población hará una recurrencia en un lapso bastante corto (unos cinco años, aproximadamente) y, lo que es más grave, hasta un 40% hará un trastorno bipolar I. Birmaher, nuevamente –ahora en 2003 (11) dice que: “Aun cuando el pronóstico de la depresión a corto plazo es bueno, ya que hasta un 90% de los jóvenes afectados logra su remisión en uno o dos años, aproximadamente, el 70% hará una recurrencia de depresión mayor dentro de los dos a los cinco años siguientes y hasta un 30% sufrirá de síntomas depresivos persistentes”. Otro gravísimo aspecto del trastorno de depresión mayor en la población adolescente es el suicidio. Las investigaciones mencionadas por Kaufman & Ryan (6) indican que un 5% de los adolescentes deprimidos se suicidará dentro de un lapso de 10 años a contar del inicio del TDM, tasa ésta que supera 300 veces la tasa base. En su metaanálisis, Whittington y colaboradores (12) estiman que, en un porcentaje del 2 al 6% los niños y adolescentes británicos sufren de depresión y el suicidio es la tercera causa principal de muerte entre los jóvenes de 10 a 19 años de edad (estos datos con comparables con los obtenidos por Vitillo y Sedo (13) en la población joven de los Estados Unidos). Ahora, sigamos a Hazell (14): “La depresión puede estar presente en la mayoría de los niños y adolescentes psiquiátricos hospitalizados. Las consecuencias importantes de la depresión en este grupo etario incluyen: la disfunción social, el bajo 22 // EDITORIAL SCIENS

Psicofarmacología 7:43, Abril 2007 rendimiento académico, las conductas suicidas. Por consiguiente, la detección y el tratamiento adecuado de los adolescentes con depresión constituyen una estrategia importante para frenar el aumento de la tasa de suicidio en los jóvenes, que se ha observado en muchos países desarrollados”. Correlatos psicobiológicos La atención de los investigadores se enfoca asimismo en los correlatos psicobiológicos de la depresión infanto-juvenil, con especial atención en la función neuroendocrina y la del sueño. ¿Y por qué? Porque se dan lo que podríamos llamar discontinuidades, a lo largo del ciclo vital: en efecto, es común detectar, en el adulto depresivo, anormalidades en el electroencefalograma así como en el eje hipotalámico-pituitarioadrenal (eje HPA). Pero las comunicaciones científicas que mencionan tales anormalidades en el ámbito infanto-juvenil carecen de solidez. Donde, sí, se detecta mayor continuidad, entre el niño y el adulto aquejados de depresión, es en las mediciones de la secreción de la hormona del crecimiento y las mediciones de la regulación de la serotonina (6). Si los correlatos psicobiológicos de la depresión infantil se han desarrollado tomando en cuenta los resultados logrados por investigaciones realizadas entre sujetos adultos, se podrá comprender por qué nos es tan difícil encontrar en los trabajos publicados investigaciones específicas llevadas a cabo en niños. Si, en el desarrollo psicobiológico del individuo, existen diferencias en la manera de funcionar de los sistemas de neurotransmisión, no nos queda claro en qué edades se producen esos cambios en las distintas etapas del ciclo de vida ni cuáles serían los cambios precisos en determinada edad. Esperamos que las nuevas investigaciones puedan dar datos exactos sobre estos cambios en las diferentes etapas de la infancia y preadolescencia. A pesar de todos los intentos por separar la psiquiatría del adulto de la del niño, ya que el niño no es un hombre en miniatura (así lo dicen los médicos franceses: un petit d’homme n’est pas un petit homme), seguimos tomando al adulto de modelo para traspolar los conocimientos del adulto en un ser que se encuentra en desarrollo. Debemos pensar que las diferencias son fundamentales ya que, insistimos, los distintos sistemas y redes cerebrales se hallan en desarrollo. Las investigaciones realizadas para determinar el papel de los genes en el desarrollo, se llevan a cabo con animales, "marcando" determinados lugares en una cadena de ADN, provocando mutaciones, sustituyendo aminoácidos, intercambiando alelos, etcétera. Luego, se buscan las células en que se reproduce esa variación genética y finalmente se observan las variaciones (anomalías) en la constitución orgánica y en el comportamiento del organismo. En el mundo de la genética se comenzaron a realizar los experimentos con el gusano (nematodo) Cenorhabdidis Elegans y la mosca del vinagre Drosophila Melanogaster. Dada su lejanía, dentro de la escala evolutiva, con el organismo humano las extrapolaciones que de ellos se hagan son arriesgadas. Por eso, la genética del desarrollo se ha lanzado últimamente a trabajar con ratas (mamíferos). En los últimos años, esta búsqueda de antecedentes genéticos se ha ampliado a trastornos psiquiátricos: la esquizofrenia, la depresión y otros. Estas investigaciones arrojan una visión más amplia que complementa los conocimientos observados en la clínica. Al respecto, nos parece importante señalar los avances en la investigación en ratones, por ejemplo, los que se están llevando a cabo bajo el Mouse Biology Programme en el Laboratorio Europeo de Biología Molecular, de Monterotondo (Roma), en conjunto con el Center for Neurobiology and Behavior, de la Universidad Columbia de Nueva York. Gross & Hen (15) nos comunican: “Un creciente corpus de datos indica que la susceptibilidad humana a los trastornos del ánimo, tales como la depresión y la ansiedad se puede haber determinado en etapas tempranas de la vida. Estos datos respaldan la opinión que postula que los mecanismos evolutivos tempranos bien pueden establecer la tendencia duradera del organismo a expresar ansiedad en respuesta a los estímulos amenazadores. Tales mecanismos evolutivos están bajo control genético y ambiental. Los estudios de la conducta relacionada con ansiedad en simios y roedores sustentan el rol importante de la interacción gen-medio ambiente en la etiología de la ansiedad” y, posiblemente, agregamos nosotros, en la de la depresión, como lo señalan los estudios de René A. Spitz (16). Este autor, observó que niños nacidos dentro de una relación madre-hijo satisfactoria pero que se habían visto privados de esta relación durante un período más o menos largo (y la persona que había sustituido a la madre durante el lapso de ausencia de ésa, no le resultara satisfactoria al niño) ocurría que, durante el primer mes de ausencia materna, el niño se volvía llorón, exigente y se aferraba al observador que tomaba contacto con él, desesperadamente. En el segundo mes, el llanto se transforma en chillidos. Comienza a ocurrir pérdida de peso y se produce una interrupción del desarrollo psicomotor. Al tercer mes, el niño rechaza todo contacto; generalmente, se mantiene acostado boca abajo en la cuna, casi todo el día; sufre de insomnio, y continúa la pérdida de peso. A la vez, el niño es más propenso a contraer enfermedades intercurrentes; ya se produce un retraso motor importante y se observa rigidez en la expresión facial. Pasado el tercer mes, esa rigidez del rostro queda fijada; el niño cesa de llorar y emite gemidos extraños. El retraso aumenta y se convierte en letargia. Señala Spitz: “Si se restituye la madre al niño, o se consigue hallar un sustituto aceptable (para el niño) antes de que transcurra un período crítico, situado entre los finales del tercero al quinto mes (de producida la separación), el trastorno desaparece con sorprendente rapidez.” (…) “Hemos llamado a este trastorno depresión anaclítica, debido a la semejanza que presenta con el cuadro clínico de la depresión en el adulto”. Pero, si se produce una carencia total afectiva, ocurrirán situaciones que pueden llegar al marasmo y a la muerte. Esto se comprobó en un estudio realizado por Spitz, en un orfanato de los Estados Unidos. Se trataba de niños que habían sido amamantados por sus madres durante tres meses. En ese período, se desarrollaron como cualquier otro infante normal. Pero se produjo el destete y la separación de sus madres, y esos niños quedaron al cuidado de una niñera encargada de diez o más niños. Estos recibieron alimento, atención e higiene en forma apropiada pero, sólo una décima parte del contacto afectivo que le podía brindar cada niñera, habida cuenta del número de internados. El resultado de tal situación, fue que esos niños pasaron de la privación parcial, ya descripta, a un estado de pasividad total: el rostro vacío de expresión y una motricidad que recordaba los movimientos catatónicos o propios de los descerebrados. Al llegar a los EDITORIAL SCIENS // 23

Biblioteca

Guía de tratamiento 2019 - Abril 2019
Farm. endócrina y del metabolismo. Parte 1
Farm. endócrina y del metabolismo. Parte 2
Neurotransmisión adrenérgica - 7/2018
Dislipemias y aterogenesis
Hipertensión Arterial
Bases biológicas y targets
Neurociencia & Cardiología 1 - Julio 2018
Guías de tratamiento 2018 - Marzo 2018
AAP Forense 39 - Octubre 2018
Urgencias 1 - Trastornos de ansiedad
Urgencias 2 - Psicosis de base somática
Urgencias 3 - Psicosis endógenas agudas
Urgencias 4 - Episodios agudos en psicosis crónicas
Urgencias 5 - Episodios agudos en psicosis orgánicas crónicas
Urgencias 6 - Trastornos de la personalidad
Alcohol
Cocaína
Psicofármacos. Benzodiacepinas y drogas Z
Tabaco
Marihuana
Poblaciones especiales
Deterioro corgnitivo leve
Gerontopsiquiatría - Trastornos depresivos
Gerontopsiquiatría - Trastornos de ansiedad
Imágenes de la Psiquiatría Latinoamericana
Volumen I - Esquizofrenia y otras psicosis
Volumen II-2 - Trastornos depresivos II - 9/2010
Volumen II - Trastornos depresivos I - 7/2010
Volumen III - T. del ánimo: Bipoladirar 5/2011
Volumen IV - Demencias - 9/2011
Volumen V - Adicciones - 4/2012
Volumen VI - Trastornos de ansiedad - 11/2012
Volumen VII - Adultos mayores - Agosto 2013
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 1
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 2
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 3
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 4
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 5
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 6
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 7
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 8
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 9
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 10
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 11
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 12
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 13
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 14
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 15
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 16
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 17
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 19
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 20
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 21
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 22
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 23
Tratado de Actualización en Psiquiartía - Fascículo 24
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 25
116 - M Toledo y col - Junio de 2019
116 - C Morra - Junio de 2019
115 - D Cohen - Mayo 2019
115 - CP Ríos - Mayo 2019
114 - A Gómez - Abril 2019
114 - A Kabanchik - Abril 2019
113 - HA Serra - Febrero 2019
113 - Mazzoglio y Nabar Martín - Febrero 2019
113 - GB Acosta - Febrero 2019
113 - L Allegro - Febrero 2019
psico 113 - Novedades
112 - MS Pérez de Vargas - Enero 2019
112 - J Galzerano - Enero 2019
112 - Novedades - Enero 2019
Psico 111 - 1
Psico 111 - 2
psico 110 - 1
110 - MS Pérez de Vargas
psico 109 - 1
psico 109 - 2
108 - E Carranza Vélez - Febrero 2018
psico 108 - 2
psico 108 - 3
psico 107 - 1
psico 107 - 2
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
102 - MJ Mazzoglio y Nabar - Febrero 2017
102 - NM Zelaschi y col. - Febrero 2017
101 - LM Zieher - Noviembre 2016
101 - Rodolfo Ferrando y col. - Noviembre 2016
101 - Ética - Noviembre 2016
100 - LM Zieher - Octubre 2016
100 - Laura Sarubbo - Octubre 2016
99 - JP Díaz - Agosto 2016
99 - D Serrani - Agosto 2016
98 - D Serrani - Junio 2016
98 - VM Daverio - Junio 2016
97 - Diego Cohen - Abril 2016
97 - MC Brió - Abril 2016
96 - MC Brió - Febrero 2016
96 - MC Brió - Febrero 2016
96 - A Sánchez Toranzo - Febrero 2016
95 - D Serrani - Noviembre 2015
95 - A Sánchez Toranzo y col. - Noviembre 2015
94 - MS Perez de Vargas - Octubre 2015
94 - MJ Scolari - Octubre 2015
93 - MS Perez de Vargas - Agosto 2015
93 - NM Zelaschi y col. - Agosto 2015
92 - LM Zieher - Junio 2015
92 - D Saferstein - Junio 2015
91 - D Serrani - Abril 2015
91 - D Cohen - Abril 2015
91 - A Sánchez Toranzo - Abril 2015
90 - MS Gonçalves Borrega - Febrero 2015
90 - AR Lasarte Lloveras y col. - Febrero 2015
89 - EK Blanc - Noviembre 2014
89 - L Carosella y col. - Noviembre 2014
88 - E Isasi y col. - Octubre 2014
88 - D Serrani - Octubre 2014
87 - S Dias Kümpel - Agosto 2014
87 - M Zorrilla Zubilete - Agosto 2014
86 - D Cohen - Junio 2014
85 - AB Romeo - Abril 2014
85 - O Bondolfi - Abril 2014
84 - LM Zieher - Febrero 2014
84 - P Osores - Febrero 2014
84 - R Groisman - Febrero 2014
83 - P Osores - Noviembre 2013
83 - A Vicario - Noviembre 2013
83 - MJ Scolari - Noviembre 2013
82 - LM Zieher - Octubre 2013
82 - E Serfaty - Octubre 2013
82 - D Serrani - Octubre 2013
81 - LM Zieher - Agosto 2013
81 - A Kabanchik - Agosto 2013
80 - O Bondolfi - Junio 2013
80 - A Sayús - Junio 2013
79 - K Alipanahi - Abril 2013
79 - E Serfaty y col. - Abril 2013
79 - RJM Rocabado Vargas - Abril 2013
78 - E Serfaty y col. - Febrero 2013
78 - MV Chiappe - Febrero 2013
78 - A Kabanchik - Febrero 2013
77 - A Kabanchik - Noviembre 2012
77 - LE Barrera y col. - Noviembre 2012
77 - LV Galván - Noviembre 2012
76 - A Sánchez Toranzo - Octubre 2012
76 - D Serrani - Octubre 2012
76 - M Scolari - Octubre 2012
75 - MX Oviedo Mañas - Agosto 2012
75 - MA Marco - Agosto 2012
75 - R Groisman - Agosto 2012
74 - LR Guelman - Junio 2012
74 - EM Serfaty - Junio 2012
74 - L Perissé - Junio 2012
73 - M Zorrilla Zubilete - Abril 2012
73 - G Delmonte - Abril 2012
73 - SP Udry - Abril 2012
72 - AC Cipolla - Febrero 2012
72 - A Sayús - Febrero 2012
72 - Olga Bondolfi - Febrero 2012
71 - LM Zieher - Noviembre 2011
71 - E Serfaty - Noviembre 2011
71 - V de la Paz Sáenz - Noviembre 2011
70 - A Sánchez Toranzo y col. - Octubre 2011
70 - PR Papaleo - Octubre 2011
70 - AB Kabanchik - Octubre 2011
psico 69 - nota 1
69 - D Serrani - Agosto 2011
69 - FM Daray y col. - Agosto 2011
68 - LM Zieher - Junio 2011
68 - D Saferstein - Junio 2011
68 - SP Udry - Junio 2011
67 - MC Brió - Abril 2011
67 - ML González - Abril 2011
67 - PS Cuevas - Abril 2011
66 - E Serfaty - Febrero 2011
66 - R Groisman - Febrero 2011
66 - A Kabanchik - Febrero 2011
65 - JA Reyes Ticas - Noviembre 2010
65 - O Bondolfi - Noviembre 2010
65 - G Delmonte - Noviembre 2010
64 - D Cohen - Octubre 2010
64 - E Serfaty - Octubre 2010
64 - G Delmonte - Octubre 2010
63 - E Serfaty y col. - Agosto 2010
63 - G Daruich - Agosto 2010
63 - AB Kabanchik - Agosto 2010
62 - M Alonso - Junio 2010
62 - EL Schvartzapel - Junio 2010
61 - M Alonso - Abril 2010
61 - ÁSA Álvarez Sanguedolce - Abril 2010
60 - MR Batsios y col. - Febrero 2010
60 - GB Acosta - Febrero 2010
60 - E Serfaty - Febrero 2010
59 - SA Alvano y col. - Noviembre 2009
59 - A Sánchez Toranzo - Noviembre 2009
59 - AS Ekboir - Noviembre 2009
58 - SA Alvano y col. - Octubre 2009
58 - O Bondolfi - Octubre 2009
58 - AB Kabanchik - Octubre 2009
57 - ML González - Agosto 2009
57 - MC Brió - Agosto 2009
57- NE Grañana - Agosto 2009
56 - LM Zieher - Junio 2009
56 - PD Gargoloff - Junio 2009
56 - Alicia Kabanchik - Junio 2009
55 - D Cohen - Abril 2009
55 - M Bonanni - Abril 2009
55 - MJ Scolari - Abril 2009
54 - A Sánchez Toranzo - Febrero 2009
54 - B Saravia - Febrero 2009
54 - GJ Hönig - Febrero 2009
53 - RS Gilszlak, S Estensoro - Noviembre 2008
53 - GJ Hönig - Noviembre 2008
53 - P Antúnez - Noviembre 2008
52- LM Zieher - Octubre 2008
52 - D Maur, B Bourdet - Octubre 2008
52 - GJ Hönig - Octubre 2008
51- M Migueres y col. - Agosto 2008
51 - MC Brió - Agosto 2008
51 - MV Rodríguez - Agosto 2008
50 - LM Zieher - Junio 2008
50 - N Fejerman - Junio 2008
50 - LR Guelman - Junio 2008
49 - A Sánchez Toranzo - Abril 2008
49 - S Gobbi1 y N Zelaschi - Abril 2008
49 - MF Kuspiel y J Torrez - Abril 2008
48 - S Halsband - Febrero 2008
48 - MJ Scolari y GB Acosta - Febrero 2008
48 - L Scévola y col. - Febrero 2008
47 - GE Barrantes - Noviembre 2007
47 - F Vidal - Octubre 2007
46 - P Vallejos y col. - Noviembre 2007
46 - R Groisman - Noviembre 2007
46 - MA Kauffman y col. - Octubre 2007
45 - MJ Scolari - Agosto 2007
45 - HJ Bertera - Agosto 2007
45 - RA Yunes - Agosto 2007
44 - MC Brió - Junio 2007
44 - RA Yunes - Junio 2007
44 - D Saferstein - Junio 2007
43 - LM Zieher - Abril 2007
43 - RA Yunes - Abril 2007
43 - L Scévola y col. - Abril 2007
42 - MJ Scolari - Febrero 2007
42 - M Zorrilla Zubilete - Febrero 2007
41 - LM Zieher - Diciembre 2006
41- MC Brió - Ddiciembre 2006
41 - D Scublinsky - Diciembre 2006
40 - SA Alvano - Octubre 2006
40 - D Cohen, M Rodríguez - Octubre 2006
40 - L D`Alessio y col. - Octubre 2006
46 - V Rodríguez Rohwain y E Zaidel - Julio 2019
45 - E Zaidel - Mayo 2019
45 - E Yarri - Mayo 2019
44 - E Zaidel - Marzo 2019
44 - P Forcada - Marzo 2019
43 - E Zaidel - Septiembre 2018
43 - A Sigal - Septiembre 2018
Neuro & cardio 1 - P Forcada - Julio 2018
Neuro & cardio - A Vicario - Julio 2018
42 - JP Costabel - Junio 2018
42 - E Zaidel y col. - Junio 2018
41 - EJ Zaidel - Abril 2018
41 - E Sagray y col. - Abril 2018
40 - LM Pupi - Noviembre 2017
40 - E Zaidel - Noviembre 2017
39 - AM Cafferata y col. - Octubre de 2017
39 - GD Elikir - Octubre de 2017
37 - Derito - Julio 2019
36 - MNC Derito - Junio 2019
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
Ansiedad en niños y adolescentes - Junio 2019
Teoría de la mente. Neurobiología - D Coehn
Neurociencias y Cardiología - P Forcada
Microbita, estrés y depresión en la vejez - A Kabanchik
Mecanismos moleculares que unen dolor y trastornos psiquiátricos - A Serra
Encrucijada psicofarmacológica con los antipsicóticos - D Fadel
Fallas evolutivas responsables de las enfermedades mentales - M Mora

Av. García del Río 2585 Piso 12 A - C.A.B.A
+54 11 2092 1646 | info@sciens.com.ar

Editorial Sciens, Todos los Derechos Reservados 2015

Neurociencia - De la neurona a la mente

De la neurona a la mente