Views
7 months ago

Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 18

  • Text
  • Crf
  • Alostasis
  • Anatomofisiologia
  • Percibido
  • Amigdala
  • Hipocampo
  • Hipofiso
  • Hipotalamo
  • Seyle
  • Estres
  • Clinica
  • Etiologicos
  • Facticios
  • Trastornos
  • Pacientes
  • Disociativos
  • Psychiatry
Trastornos facticios - Autor: Dr. Daniel Abadi

Trastornos disociativos

Trastornos disociativos // Nosografía comparada En 1791, Gmelin describe el cuadro de una paciente cuya personalidad mudaba al de una dama de la aristocracia francesa y cada una de sus personalidades era amnésica respecto de la otra. En 1811, B. Rush da una explicación fisiopatológica a esta dolencia explicando la existencia de este cuadro a un funcionamiento independiente de los dos hemisferios cerebrales. En el mismo año se hace conocido un caso paradigmático de este cuadro: el de Mary Reynolds, una joven de Pennsylvania que en ese año despertó de un sueño con otra personalidad y mostró cambios de personalidad marcados durante 18 años (interesante: con el correr del tiempo y a fin de validar las teorías etiológicas que fueron descubriéndose, pudo precisarse que Mary Reynolds fue víctima de persecución religiosa en su infancia por lo que tuvo que dejar su pueblo natal a los 8 años y que el desarrollo de la enfermedad pudo tener como función el de erradicar los recuerdos de estas dolorosas experiencias) (24). A principios del siglo XX Pierre Janet en Francia y Morton Prince en Estados Unidos discutían acerca de los mecanismos psicológicos y neurológicos que subyacen a estos trastornos. Los modelos médicos aluden a fenómenos oníricos, hipnosis, sonambulismo, epilepsia y desconexiones entre los dos hemisferios cerebrales. Janet enfatizó la importancia de los antecedentes traumáticos fundando, de alguna manera, la visión moderna de los trastornos disociativos. De todos modos, la “era moderna” en el estado de estos trastornos comienza con A. Ludwig en la década de 1970. Desde la década de 1980 el estudio de los trastornos disociativos de la identidad oscilan entre reportes de casos aislados y estudios más sistemáticos del cuadro que permitieron mayor cantidad de diagnósticos, resurgiendo además algunas controversias que involucran la etiología iatrogénica, la prevalencia y la relación con lo traumático. Sigue siendo una categoría diagnóstica discutida y no mayormente aceptada por los psiquiatras (25). Las primeras nosologías americanas (este es un cuadro mayormente descripto por la literatura de ese origen) consideraban estos trastornos dentro de la histeria. El DSM I lo incluía como “reacción disociativa”, el DSM II lo incluía en las “neurosis histéricas”. Desde el DSM III, con la inclusión de los trastornos disociativos, el cuadro figura como tal y con descripciones similares (26). Criterios diagnósticos En la tabla 4 se presentan los criterios diagnósticos del DSM IV TR. Tabla 4 // Trastorno de Identidad disociativo. DSM-IV-TR. F 44.81 (1) A. Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo). B. Al menos dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo. C. Incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario. D. El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, comportamiento automático o caótico por intoxicación alcohólica) o a una enfermedad médica (por ejemplo, crisis parciales complejas). Nota: En los niños los síntomas no deben confundirse con juegos fantasiosos o compañeros de juego imaginarios. Nosografía comparada Los criterios de la CIE-10 y GLADP son similares en casi todo, y también el trastorno está incluido dentro de los disociativos Epidemiología No hay muchos datos de investigación sistemática, y los que hay proponen una prevalencia en la población general que oscila entre el 1 y el 3 % aproximadamente. En la población psiquiátrica, en cambio, las cifras oscilan entre el 6 y el 20 %. Las diferencias de género serían más marcadas según la edad, siendo de 1:1 mujeres/hombres en la infancia para pasar a ser de 8:1 a favor de las mujeres en la adolescencia tardía (26). Pareciera que las mujeres, además, tienden a presentar más identidades que los hombres (27). Etiología Como sucede, en general, con los trastornos disociativos, los eventos traumáticos parecen tener un rol, en términos de etiología, de importancia (se supone, incluso, que la intensidad, la duración y el momento de la vida en el que ocurren puede determinar el grado de disociación) (26). La asociación entre el trastorno disociativo de la identidad y los traumas infantiles graves es consistente, oscilando entre el 85 al 97 % de los casos estudiados. El abuso sexual y físico (usualmente combinados) fueron los más frecuentemente referidos. No hay evidencia de predisposición genética para el padecimiento del cuadro, y los estudios neurológicos sugieren algunas anomalías pero, por el momento, no resultan consistentes los hallazgos (28, 29). Un mecanismo etiológico descripto fue el de la “autohipnosis” que se postuló como generadora del cuadro. Este sería una especie de reacción adaptativa en el contexto inmediato del trauma o situación de abuso (“es a otro al que le ocurren las cosas”), pero, subsecuentemente, se vuelve maladaptativa y se ins- Sciens Editorial Tratado de Actualización en Psiquiatría 29

CAPÍTULO XIV Trastornos disociativos // Diagnóstico y cuadro clínico tala al modo de una patología. Este modelo, no obstante, no puede por sí mismo dar cuenta del cuadro (26). Existen también otros modelos explicativos: el conductual (que no es fundamentalmente diferente al de la autohipnosis) que pone el acento en que la falla de integración del yo preservaría aspectos de apego padres-hijos necesarios para el desarrollo, encapsulando las experiencias traumáticas y dejando que la “parte libre del trauma”, al modo de una personalidad autónoma de la que lo padeció, siga experimentando la sensación de seguir “viviendo en un mundo seguro y de contención y cuidado”. Diagnóstico y cuadro clínico Todos los estudios sistemáticos de este cuadro enfatizan la característica de presentación polisintomática del cuadro. Los síntomas por los que los pacientes pueden consultar, en principio, pueden ser: ansiedad, síntomas depresivos, síntomas fóbicos, somatizaciones, disfunciones sexuales, trastornos de la alimentación, tendencia al consumo de sustancias. El cambio de personalidades, característica definitoria del cuadro, lleva muchas veces a una vida caótica de los pacientes que lo padecen. Muchas veces las personalidades interactúan entre ellas por lo que los pacientes refieren escuchar voces y tener conversaciones interiores. Experimentan muchas veces distorsión en la noción del tiempo e importantes períodos de amnesia. Suelen ser frecuentes los episodios de despersonalización y desrealización. El promedio de personalidades que suelen alternarse es de 7 según los diferentes estudios y durante la evolución del cuadro, las diferentes personalidades varían en el porcentaje de tiempo en el que controlan la conducta del individuo. Muchas veces las transiciones de una personalidad a otra (que puede ser brusca o gradual) se vinculan a situaciones de estrés psicosocial. Son habituales las conductas suicidas, automutilativas y agresivas. El 70 % de los pacientes reúnen criterios para diagnóstico de trastorno límite de la personalidad (23). Muchos son diagnosticados como esquizofrénicos debido a la frecuente presencia de alucinaciones auditivas de este cuadro. Diagnóstico diferencial El tiempo promedio entre la primera consulta y el diagnóstico de este trastorno es de seis años. Estos pacientes suelen ser reacios a revelar sus síntomas disociativos, especialmente sus alucinaciones, amnesias y su división de la identidad. En general, se presentan como individuos con inhibiciones, obsesiones, quejas somáticas y afectivas y suelen ser diagnosticados de otro modo en un principio. Los cambios rápidos del humor asociados a los cambios de personalidad pueden hacer pensar muchas veces en un trastorno bipolar, y las alucinaciones y perturbaciones del pensamiento en esquizofrenia (la diferencia con la esquizofrenia puede establecerse por el mayor insight de los cuadros disociativos, más pseudo-alucinaciones que alucinaciones y cambios más dramáticos y con restituciones completas). Curso y pronóstico Existirían varios subgrupos de pacientes con este trastorno según su evolución, en cuyos extremos están aquellos con buen funcionamiento durante largos períodos, y otros con importante afección de su funcionalidad. Si son diagnosticados tempranamente, el pronóstico suele ser excelente y con mejorías “espontáneas” al ser alejados de los ambientes abusivos, de descuido y traumatizantes (30). En relación a la edad: • los adolescentes suelen tener peor pronóstico que los niños y los adultos, • los adultos jóvenes suelen tener síntomas acompañantes de relativa importancia (afectivos, somáticos, propios de un trastorno de la personalidad, post traumáticos, etcétera), • en la edad media de la vida o en adultos mayores suele ser secundario a situaciones como pérdida del trabajo, pérdidas de afectos cercanos, revictimización que reactiva conflictos tempranos. En este grupo etario hay pacientes que muestran buena respuesta al tratamiento y otros que son refractarios. El pronóstico es peor en pacientes que muestran comorbilidades con patologías médicas graves. También son de peor pronóstico aquellos con características de personalidad antisocial, criminalidad o que tienen mayor exposición a situaciones traumáticas. Tratamiento Algunos autores proponen un modelo de tratamiento psicoterapéutico en tres etapas (26). En la primera, se busca la estabilización del cuadro abordándolo con distintas técnicas (psicodinámicas, cognitivas, de apoyo e incluso de grupo), generando un marco de confianza y compromiso para la tarea psicoterapéutica. Resulta de importancia ayudar al paciente a manejar los habituales síntomas autodestructivos y también agresivos que aparecen en este trastorno. Se recomienda el trabajo con igual compromiso y dedicación con las distintas personalidades que rigen la conducta del paciente de modo alternante (no hay una personalidad que sea menos real que las otras), pero favoreciendo la colaboración e integración de las mismas. En la segunda etapa se propone un abordaje de los 30 Dr. Daniel Abadi

Biblioteca

Psicofarmacología 115
Farmacología cardiovascular 45 - Mayo 2019
Psicofarmacología 113
Toranzo - neurotransmision adrenergica colinergica y farmacologia clinica
115 - A Gómez - Marzo 2019
115 - A Kabanchik - Marzo 2019
Psico 113 - nota 1
Psico 113 - nota 2
psico 113 - nota 3
Psico 113 - ética
psico 113 - Novedades
Psico 112 - 1
Psico 112 - 2
112 - Novedades
Psico 111 - 1
Psico 111 - 2
psico 110 - 1
psico 110 - 2
psico 109 - 1
psico 109 - 2
psico 108 - 1
psico 108 - 2
psico 108 - 3
psico 107 - 1
psico 107 - 2
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
N°45 - Ezequiel Zaidel
N°45 - Ernesto Ylarri
Farmacología Cardiovascular 44 - nota 1
Farmacología cardiovascular 44 - nota 2
Cardio 43 - 1
Cardio 43 - 2
Cardio 42 - 1
Cardio 42 - 2
Cardio 41 - 1
Cardio 41 - 2
Cardio 40 - 1
Cardio 40 - 2
C1 - MC Brió
C2 - LM Zieher
C2 - LM Zieher
C3 - LM Zieher
C3 - LM Zieher
C4 - LM Zieher
C4 - LM Zieher
C5 - D Cohen
C5 - D Cohen
C6 - A Sánchez Toranzo
C6 - A Sánchez Toranzo
Dislipemias y aterogenesis
C1 - GD Elikir - 3/2017
C3 - E Zaidel - 3/2017
C4 - GD Elikir - 3/2017
C5 - A Lozada - 3/2017
C6 - GD Elikir - 3/2017
C7 - AM Cafferata - 3/2017
C8 - EM Ylarri - 3/2017
C9 - A Lozada - 3/2017
C10 - D Aimone, E Esteban - 3/2017
c11 - F Filippini, AM Cafferata y col. - 3/2017
Índice - 9/2015
C3 - L Blanco, JI Alvarez y col - 9/2015
C4 - D Cukierman, MM Galardi y col - 9/2015

Revista Psicofarmacología

Psicofarmacología 113
psico 113 - Novedades
Psico 113 - nota 1
Psico 113 - nota 2
psico 113 - nota 3
Psico 113 - ética
Psico 112
112 - Novedades
Psico 112 - 1
Psico 112 - 2
Ética
Psicofarmacología 111 - Noviembre 2018
Psico 111 - 2
Psico 111 - 1
Psicofarmacología 110
psico 110 - 1
psico 110 - 2
Psicofarmacología 109
psico 109 - 1
psico 109 - 2
Psicofarmacología 108
psico 108 - 1
psico 108 - 2
psico 108 - 3
Psicofarmacologia 107
psico 107 - 1
psico 107 - 2
Psicofarmacología 106
psico 106 - 1
psico 106 - 2
psico 106 - 3
Psicofarmacología105
psico 105 - 1
psico 105 - 2
Psicofarmacología 104
Psico 104 - nota 1
Psico 104 - nota 2
Psicofarmacología 103
psico 103 - nota 1
psico 103 - nota 2
psico 103 - nota 3
Psicofarmacología 102
Psicofarmacología 101
Psicofarmacología 100
Psicofarmacología 99
Psicofarmacología 98
Psicofarmacología 97
Psicofarmacología 96
Psicofarmacología 95
Psicofarmacología 94
Psicofarmacología 93
Psicofarmacología 92
Psicofarmacología 91
Psicofarmacología 90
Psicofarmacología 89
Psicofarmacología 88
Psicofarmacología 87
Psicofarmacología 86
Psicofarmacología 85
Psicofarmacología 84
Psicofarmacología 83
Psicofarmacología 82
Psicofarmacología 81
Psicofarmacología 80
Psicofarmacología 79
Psicofarmacología 78
Psicofarmacología 77
Psicofarmacología 76
Psicofarmacología 75
Psicofarmacología 74
Psicofarmacología 73
Psicofarmacología 72
Psicofarmacología 71
Psicofarmacología 70
Psicofarmacología 69
Psicofarmacología 68
Psicofarmacología 67
Psicofarmacología 66
Psicofarmacología 65
Psicofarmacología 64
Psicofarmacología 63
Psicofarmacología 62
Psicofarmacología 61
Psicofarmacología 60
Psicofarmacología 59
Psicofarmacología 58
Psicofarmacología 57
Psicofarmacología 56
Psicofarmacología 55
Psicofarmacología 54
Psicofarmacología 53
Psicofarmacología 52
Psicofarmacología 51
Psicofarmacología 50
Psicofarmacología 49
Psicofarmacología 48
Psicofarmacología 47
Psicofarmacología 46
Psicofarmacología 45
Psicofarmacología 44
Psicofarmacología 43
Psicofarmacología 42
Psicofarmacología 41
Psicofarmacología 40
Psicofarmacología 39
Psicofarmacología 38
Psicofarmacología 37
Psicofarmacología 36
Psicofarmacología 35
Psicofarmacología 34
Psicofarmacología 33
Psicofarmacología 32
Psicofarmacología 31
Psicofarmacología 30
Psicofarmacología 29
Psicofarmacología 28
Psicofarmacología 27
Psicofarmacología 25
Psicofarmacología 24
Psicofarmacología 23
Psicofarmacología 22
Psicofarmacología 21
Psicofarmacología 20
Psicofarmacología 18
Psicofarmacología 19
Psicofarmacología 17
Psicofarmacología 16
Psicofarmacología 15
Psicofarmacología 14
Psicofarmacología 13
Psicofarmacología 12
Psicofarmacología 11
Psicofarmacología 10
Psicofarmacología 9
Psicofarmacología 8
Psicofarmacología 7
Psicofarmacología 6
Psicofarmacología 5
Psicofarmacología 4
Psicofarmacología 3
Psicofarmacología 2
Psicofarmacología 1

Revista Psiquiatría

Psiquiatria 35
Psiquiatría 35 - 1
Psiquiatria 35 - 2
Psiquiatría 34 - Mayo 2018
Psiquiatría 34 1
Psiquiatría 34 - 2
Psiquiatria 33
Psiquiatría 33 - 1
Psiquiatría 33 - 2
Psiquiatría 33 - 3
Psiquiatria 32
Psiquiatría 31
Psiquiatría 30
Psiquiatría 29
Psiquiatría 28
Psiquiatría 27
Psiquiatría 25
Psiquiatría 24
Psiquiatría 23
Psiquiatría 22
Psiquiatría 21
Psiquiatría 20
Psiquiatría 19
Psiquiatría 18
Psiquiatría 17
Psiquiatría 16
Psiquiatría 15
Psiquiatría 14
Psiquiatría 13
Psiquiatría 12
Psiquiatría 11
Psiquiatría 10
Psiquiatría 9
Psiquiatría 8
Psiquiatría 7
Psiquiatría 6
Psiquiatría 5
Psiquiatría 4
Psiquiatría 3
Psiquiatría 2
Psiquiatría 1

Revista Farmacología Cardiovascular

Farmacología Cardiovascular 44
Farmacología Cardiovascular 44 - nota 1
Farmacología cardiovascular 44 - nota 2
Farmacología Cardiovascular 43 - Sept. 2018
Cardio 43 - 1
Cardio 43 - 2
Farmacología cardiovascular 42
Cardio 42 - 1
Cardio 42 - 2
Farmacología cardiovascular 41
Cardio 41 - 1
Cardio 41 - 2
Farmacología Cardiovascular 40
Cardio 40 - 1
Cardio 40 - 2
Farmacología Cardiovascular 39
Farmacología Cardiovascular 38
Farmacología Cardiovascular 37
Farmacología Cardiovascular 36
Farmacología Cardiovascular 35
Farmacología Cardiovascular 34
Farmacología Cardiovascular 33
Farmacología Cardiovascular 32
farmacología cardiovascular 31
Farmacología Cardiovascular 30
Farmacología Cardiovascular 29
Farmacología Cardiovascular 26
Farmacología Cardiovascular 25
Farmacología Cardiovascular 24
Farmacología Cardiovascular 23
Farmacología Cardiovascular 22
Farmacología Cardiovascular 21
Farmacología Cardiovascular 20
Farmacología Cardiovascular 19
Farmacología Cardiovascular 18
Farmacología Cardiovascular 17
Farmacología Cardiovascular 16
Farmacología Cardiovascular 15
Farmacología Cardiovascular 14
Farmacología Cardiovascular 13
Farmacología Cardiovascular 12
Farmacología Cardiovascular 11
Farmacología Cardiovascular 10
Farmacología Cardiovascular 9
Farmacología Cardiovascular 8
Farmacología Cardiovascular 7
Farmacología Cardiovascular 6
Farmacología Cardiovascular 5
Farmacología Cardiovascular 4
Farmacología Cardiovascular 3
Farmacología Cardiovascular 2
Farmacología Cardiovascular 1

Neurociencia y cardiología

Neurociencia y cardiología 1
neuro & cardio 1 - nota 1
neuro & cardio 1 - nota 2

Zieher L.M.

Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen I
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia. Volumen II
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VI
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia: Volumen II Parte 2
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen V
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen III
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen IV
Tratado de Psicofarmacología y Neurociencia Volumen VII

Tratado de Actualizazión en Psiquiatría - Dr. Juan Cristóbal Tenconi

Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 1
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 2
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 3
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 4
Tratado de actualización en Psiquiatría - Fascículo 5
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 6
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 7
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 8
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 9
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 10
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 11
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 12
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 13
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 14
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 15
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 16
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 17
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 19
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 20
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 21
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 22
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 23
Tratado de Actualización en Psiquiartía - Fascículo 24
Tratado de Actualización en Psiquiatría - Fascículo 25

Videos

Encrucijada psicofarmacológica con los antipsicóticos - D Fadel
Mecanismos moleculares que unen dolor y trastornos psiquiátricos - A Serra
Microbita, estrés y depresión en la vejez - A Kabanchik
Neurociencias y Cardiología - P Forcada
Fallas evolutivas responsables de las enfermedades mentales - M Mora
Teoría de la mente. Neurobiología - D Coehn

Guias

Guia_web

JUAN ENRIQUE MEZZICH / FERNANDO LOLAS

Imágenes de la Psiquiatría Latinoamericana

Av. García del Río 2585 Piso 12 A - C.A.B.A
+54 11 2092 1646 | info@sciens.com.ar

Editorial Sciens, Todos los Derechos Reservados 2015