113 - L Allegro - Mayo 2019

  • Psico
Sobre las éticas y lo ético. La ética como disciplina del comportamiento humano - Dr. Luis Allegro

113 - L Allegro - Mayo

Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de Honor de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. Sección de ética Sobre las éticas y lo ético. La ética como disciplina del comportamiento humano La palabra ética viene del griego ethos que significa costumbre. La palabra moral, viene del latín y también significa costumbre. Ambos términos se refieren a las costumbres y a la forma de vivir. Hoy preferimos especificar que este término ético se refiere al comportamiento humano. Esto lo podemos referir al comportamiento en la forma de vivir, en el ejercicio de la profesión o en cualquier otro quehacer de la conducta humana. Para decirlo en forma sencilla, lo que interesa es estudiar lo bueno y diferenciarlo de lo malo en el comportamiento humano. En forma sintética se puede definir a la ética como la disciplina que estudia la bondad o la maldad de los actos humanos. La ética en medicina se refiere al comportamiento médico en el ejercicio de la profesión. Cuando uno se pregunta qué es la ética y se dispone a investigar sobre el tema, se puede ver en un somero recorrido de la historia del pensamiento humano, que aparecen diversas éticas. El criterio utilizado en la forma de pensar es el que las define. Para Platón y Aristóteles lo ético consistía en el desarrollo de las virtudes. La actividad intelectual conseguía la mayor felicidad. Por lo tanto, para poder dedicarse a la intelectualidad se imponía la ética del amo y el esclavo: esto significaba que para poder dedicarse a la actividad intelectual, por ejemplo la filosofía, en forma intensiva no le quedaba tiempo para ocuparse de las tareas necesarias para el mantenimiento personal. Por lo tanto, era necesaria la presencia del esclavo para que se ocupara de dicho mantenimiento. Para John Stuart Mill lo importante es desarrollar una ética utilitarista: solamente una actividad intelectual perfecta logra la felicidad. Lo ético es desarrollar toda aquella actividad que logre la mayor felicidad. Max Scheler desarrolla una ética de los valores: tienen el carácter de ser absolutos e intencionales. La intención juega un rol importante en la calificación de los valores y en la evaluación de los comportamientos basados en ellos. El comportamiento y la vida se enriquecen en la medida que la persona descubre nuevos valores y los desarrolla. El compromiso, la responsabilidad, la amistad, la lealtad son ejemplos de estos valores. Immanuel Kant propone la ética del deber: “Obra sólo según aquella máxima que puedas querer que se convierta en ley universal”. Este pensamiento se conoce con el nombre de imperativo categórico. La ética se maneja por normas que provienen de la propia conciencia y no del exterior. Están gobernadas por la razón y no por los caprichos personales. Epicuro desarrolla la ética hedonista o del placer. El bien se desarrollaba en todo aquello que produjese placer, especialmente el placer corporal. Epicuro decía: “el principio de todo bien es el placer del vientre... no sé qué idea me forjaría acerca del bien... si suprimiese los placeres del beber y del comer, del oído y de la vista y los de Venus”. Para Epicuro el placer como objetivo importante de vida era la clave de la felicidad; para esto es fundamental desarrollar la capacidad para experimentar el placer en forma total e indefinida. El desarrollo de esta disposición esta calificado cuando se logra la mayor maximización del placer. Hume, Ayer y Stevenson son los promotores del emotivismo. Es un enfoque individualista que se centra en el “interés por sí mismo”. La “relación con el otro” y la convivencia es aceptada o rechazada. Esto depende de que la relación provoque satisfacción o disgusto. Las condiciones de la vida social plantean limitaciones que requieren ser toleradas. Si esto no ocurre la relación es rechazada. Las éticas postmodernas se ubican dentro del emotivismo. Por lo tanto, la ética está regida por los afectos y la voluntad; nunca por el intelecto ni por la razón. La fórmula puede ser sintetizada en: “yo acepto esto”, o “yo rechazo aquello”. Marx y Engels aportan un enfoque social de la ética y postulan que “lo bueno” es todo aquello que promueve una sociedad sin clases diferentes especialmente de carácter socioeconómico. Hare propone el decisionismo o preferencialismo haciendo que los principios éticos surjan de decisiones libres que hacen que una cosa se valore más que otra. Son las propias decisiones y las propias preferencias las que dan el marco ético de cada persona, siempre que las mismas no sean completamente irracionales y que puedan lograr un cierto marco de consenso social para ser aplicadas. Esto de alguna manera significa que cada uno va promoviendo las normas del grupo social al que pertenece. Las decisiones generalmente aprovechan los principios éticos conocidos para la adaptarlos a las propias necesidades. Respetan los principios éticos del pasado porque son el producto de la experiencia acumulada en siglos, pero surge la necesidad de cambiarlos y adaptarlos a las circunstancias de la actualidad. En mi opinión, la ética que mejor puede ser aplicada al comportamiento médico surge de las ideas de Jaime Balmes. Jaime Balmes, fue jesuita filósofo y teólogo original que no pertenece a ninguna escuela o corriente en particular. Escribió sobre una ética basada en el desarrollo de lo bueno. Distingue dos conceptos: 1) de desarrollo, y 2) de lo bueno. 1) El concepto de desarrollo se lo ha comprendido mejor en biología: es un proceso por el que un organismo evoluciona desde su origen hasta alcanzar el mayor grado de madurez. A su vez madurez es el punto de desarrollo en el que se ha logrado el más alto grado de eficacia en el comportamiento. 2) El concepto de lo bueno surge de la evaluación de lo que el comportamiento produce. O sea, del producto y de las consecuencias que surgen de un comportamiento dado. La aplicación de estos conceptos tan simples al comportamiento de todo profesional del campo de la medicina -incluido el equipo médico en su totalidad- significa el ejercicio de un aprendizaje permanente y una aplicación de lo mejor en la praxis médica. 4 // EDITORIAL SCIENS

Biblioteca