17 - A Carli, B Kennel - Julio de 2012

  • Metodologias
  • Cardio
  • Universidad
  • Medicina
  • Investigador
  • Adecuada
  • Deberemos
  • Objetos
  • Ciencia
  • Objetivos
  • Variables
  • Objeto
Metodología de la investigación. ¿Cómo se construye un objeto de estudio?

17 - A Carli, B Kennel - Julio de

farmacología cardiovascular 17 | Julio de 2012 Metodología de la investigación ¿Cómo se construye un objeto de estudio? Dr. Alberto Carli Prof. Consulto Adj. Facultad de Medicina Universidad de Buenos Aires (U.B.A.) Dr. en Medicina. Magíster Scientiae en Metodología de la Investigación. Secretario de Ciencia y Tecnología Universidad Nacional de Luján. Lic. Beatriz Kennel Profesora de Enseñanza. Dra. de la U.B.A. Lic. en Psicología. Docente Adscripta Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires (U.B.A.) Especialista en Psicología c/o Docencia e Investigación. El acceso a “la cosa” ha sido, desde Platón hasta Heidegger, uno de los problemas capitales de la Filosofía. Su condición casi misteriosa nos la ilustra un hecho del lenguaje: la incógnita de las matemáticas está simbolizada con la letra X (chi o ji que, en lengua árabe, significa “cosa”). La imposibilidad de acceder a “las cosas”, los objetos reales, la resolvió la cultura mediante su apropiación, nombrándolos. Que nuestra especie tenga esa maravillosa capacidad que es el lenguaje nos permite hablar de la cosa en ausencia de la cosa. Cuando decimos “elefante” no será necesario que lo tengamos en presencia para hacernos dueño de su concepto. Así, vemos que un objeto “real”, inaccesible, se ve transformado por la cultura en un “objeto de la realidad” pero, a su vez, esto no es suficiente para ser un “objeto del conocimiento”. Veamos. Si mostramos un objeto cualquiera a nuestros vecinos, ellos sabrán decirnos que están en presencia, por ejemplo, de un reloj. Esto es que pueden, con ese objeto real, realizar su transformación en un objeto de la realidad. Esto no les sería posible si nuestros vecinos fueran seres primitivos que nunca tuvieron acceso a ningún reloj. La idea de reloj les viene desde la cultura que así denomina a una “máquina dotada de movimiento uniforme que sirve para medir el tiempo…” según la definición del diccionario. Si a continuación procediéramos a pedirles que lo desarmaran y volvieran a armar, dudarían (a menos que fueran unos irresponsables) ya que no son portadores de conocimiento para poder hacerlo. Como primera conclusión de nuestro ejemplo queda claro que nadie investiga lo que no conoce. Todo es teoría. La imagen romántica de alguien que, sin ningún conocimiento, sea capaz de hacer algún descubrimiento deberemos descartarla por falsa. Por otro lado, como vimos en un artículo anterior, toda investigación comienza con preguntas con las que se consiguen las respuestas correspondientes, las hipótesis. Éstas, por su propia condición lógica, contribuirán a la adecuada construcción del objeto del conocimiento o de estudio del que el investigador quiere ocuparse. Aquello que quiere conocer. Finalmente deberemos considerar que se debe trabajar con objetivos y ellos serán los que contribuirán a la correcta construcción del objeto. En razón de las dificultades que con frecuencia se les presentan a los investigadores, en la comprensión de su uso y su importancia, es que vamos a dedicarle un artículo especial sobre el tema. Por ahora nos quedaremos en su enunciación: serán específicos y generales. A los fines de entender cómo se construye un objeto cognitivo diremos que se realiza mediante la selección adecuada de las variables relevantes. Trataremos de aclarar esta idea. Denominaremos relevantes a aquellas cualidades (variables) del objeto que el investigador considera adecuadas para cumplir los objetivos de su investigación y poner a prueba la o las hipótesis propuestas. Es decir que existe un cierto grado de arbitrariedad en su selección. Adviértase que no estamos diciendo que su selección es caprichosa. Dijimos que es arbitraria, que se recurre al arbitrio del investigador, guiado por la teoría, los objetivos y los propósitos de su trabajo. Asimismo, observando que en esa selección las cualidades elegidas, las variables, cumplan con dos condiciones: una adecuada conceptualización y la capacidad de ser medidas, operacionalizadas. La primera de las cualidades nos lleva, de nuevo, a considerar la importancia que la teoría tiene en la actividad científica. La segunda, a la condición que de eficaz Editorial Sciens | 21

Biblioteca