19 - A Carli, B Kennel - Noviembre de 2012

  • Metodologia
  • Cardio
  • Partir
  • Conocimiento
  • Mecanismo
  • Momento
  • Frente
  • Mente
  • Contexto
  • Medicina
  • Ciencia
  • Manera
Metodología de la investigación. Sistema de inferencias o cómo pensamos

19 - A Carli, B Kennel - Noviembre de

Metodología de la investigación Sistema de inferencias o cómo pensamos Dr. Alberto Carli Prof. Consulto Adjunto. Facultad de Medicina (UBA). Dr. en Medicina. Magister Scientiae en Metodología de la Investigación. Secretario de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Luján. Dra. Beatriz Kennel Profesora de Enseñanza. Psicóloga. Dra. de la UBA. Docente Adscripta Facultad de Medicina (UBA). Especialista en Psicología c/o en Docencia e Investigación. En la década de los treinta Reichenbach propuso que las actividades desarrolladas por la Ciencia eran pasibles de ser resumidas en dos momentos a los que llamó “contextos”. Así estableció un contexto, al que llamó “de Descubrimiento”, en el cual se producirían los nuevos aportes y otro, al que denominó “de Validación”, en el que se desarrollaban todas las estrategias destinadas a dar cientificidad a lo encontrado. Lejos de nuestro espíritu, por el carácter de esta publicación, será someter a discusión estas ideas. Nuestro interés es, simplemente, ubicar al lector en la manera en que la mente humana, no sólo la científica, se ubica frente a los problemas del mundo, los identifica y da cuenta de ellos. El momento del descubrimiento tiene algo de mágico, con una lógica (si es que la misma existe) no comprendida en su totalidad. Tal circunstancia se presenta cuando alguien humano se encuentra con un hecho nunca enfrentado previamente. Si cualquiera de nosotros estuviera conduciendo un automóvil por una ruta desierta, el mismo dejara de funcionar de manera súbita y, al levantar el capó nos encontráramos con un cable suelto, la reacción inmediata sería buscar dónde conectarlo, dónde enchufarlo. ¿De dónde, de qué lugar de nuestra mente, ha de surgir tal respuesta a un problema para el que, no siendo mecánicos ni electricistas, pudimos articular esa “intuición” resolutoria? De nuestras experiencias culturales previas. De la experiencia de haber enchufado algún aparato para lograr su funcionamiento. Los seres humanos, frente a un hecho no conocido, nos preguntamos siempre a qué se parece. Establecemos analogías e inventamos una respuesta extraída de otros territorios de la cultura. De la misma manera proceden los científicos. “Roban”, “secuestran” respuestas, ideas que les vienen de otros marcos conceptuales. En palabras de Juan Samaja “las ideas creativas de los científicos les vienen de la cantera de metá- foras” de la que son poseedores. Mediante un mecanismo llamado Abducción (robo, secuestro) toman de otros territorios del conocimiento las ideas con las que pueden abordar lo desconocido que los interpela. Qué otra cosa, sino manejar un mecanismo abductivo, hizo Freud para desarrollar su Teoría del Inconsciente. Recurrió a lo que los mitos, la historia, la antropología le decían y lo aplicó a las incógnitas del comportamiento humano. Así es que se nos torna entendible que científicos brillantes sean, además, hombres y mujeres de un gran nivel cultural al que recurren para entender aquello que excede sus propios marcos teóricos. Que no a otra cosa hace referencia aquel refrán que afirma que “el que sólo de Medicina sabe, ni Medicina sabe”. En síntesis, con la Abducción se crean las Hipótesis. Una vez que una hipótesis ha sido sometida a repetidas pruebas de corroboración, pasa a formar parte de grandes cuerpos doctrinarios, las Teorías. Y, a partir de ellas, se piensan los problemas particulares. Esto es, se va de lo general a lo particular, se practica la Deducción. Se usan las Hipótesis, se sigue el camino del Método de la Ciencia, el hipotéticodeductivo. Pero en la vida profesional cotidiana no estamos siempre haciendo Ciencia. En nuestro consultorio trabajamos con los casos individuales. El problema nos lo presenta el paciente y se trata de entenderlo a la luz de alguna Teoría. Se va de lo particular a lo general, se sigue el camino de la Inducción. Se ponen a prueba las Hipótesis. Si nos encontráramos en la situación de que nuestro conocimiento se tornara insuficiente para entender frente a qué estamos, deberíamos volver a empezar, esto es deberíamos volver a “inventar” otra hipótesis. Dentro del Círculo Virtuoso de la Ciencia, que ilustramos más abajo. A manera de ejemplo referiremos lo ocurrido en los años ochenta cuando los médicos de San Francisco (EE.UU.) se 20 | Editorial Sciens

Biblioteca