23 - PB Antúnez - Diciembre 2003

  • Diabetes
  • Pacientes
  • Glucosa
  • Insulina
  • Peso
  • Metabolismo
  • Diabetic
  • Efectos
  • Glucemia
  • Fluoxetina
Efectos de los psicofármacos sobre el metabolismo de la glucosa

23 - PB Antúnez - Diciembre

Dra. Paula Beatriz Antúnez 1 a Cátedra de Farmacología, Facultad de Medicina, UBA. Médica Endocrinóloga. UBA. Ex residente del Servicio de Endocrinóloga del Hospital Durand. Médica Asociada de Consultorios Asociados de Endocrinología y CIEM (Cerviño 3365, 1er piso, Ciudad Autónoma de Bs. As., CP 1425). Dirección para correspondencia: Cerviño 3375, 1er piso, of 1 y 2. Ciudad Autónoma de Bs. As., CP 1425. e-mail: neopaula@hotmail.com Efectos de los psicofármacos sobre el metabolismo de la glucosa Resumen Varias enfermedades psiquiátricas (esquizofrenia, depresión, ansiedad) son más frecuentes entre los pacientes diabéticos que en la población general. En la actualidad, la causa de esta asociación es desconocida aunque se especula con la posibilidad que corresponda a una co-causalidad. Además, la utilización de algunos psicofármacos (antipsicóticos, antidepresivos tricíclicos) en este grupo de pacientes, pueden ocasionar hiperglucemia a través de mecanismos variados, en general por ganancia de peso y la consecuente aparición de insulinorresistencia y/o por modificaciones en la secreción de insulina o en el transporte periférico de glucosa y/o por impactar en el control central de la glucemia a través de modificaciones en los neurotransmisores de SNC. Sin embargo, algunos psicofármacos optimizan el control glucémico mejorar la enfermedad de base (ISRS) o bien por poseer efectos directos sobre la glucemia (litio) y algunos se utilizan para el tratamiento de las complicaciones de la diabetes tipo 2 (por ejemplo, los antiepilépticos y los antidepresivos en el tratamiento de la neuropatía diabética). Finalmente, es de suma importancia considerar en este grupo de pacientes, las interacciones medicamentosas que pueden desarrollarse entre los psicofármacos y los antidiabéticos utilizados y los parámetros farmacológicos (especialmente los farmacocinéticos) de las drogas utilizadas, ya que éstos pueden diferir en los pacientes diabéticos respecto a la población no diabética, y ocasionar cambios en las respuestas farmacológicas a los mismos. Palabras claves diabetes, psicofármacos, hiperglucemia, neuropatía, insulinorresistencia. Introducción La regulación del metabolismo de la glucosa, que no se centraliza en el control hipotálamo-hipofisario como otros ejes hormonales, también puede resultar afectada por el uso de psicofármacos. Algunos pueden ocasionar hiperglucemia (antipsicóticos, antidepresivos tricíclicos), otros mejorar el control glucémico por mejorar la enfermedad de base (antidepresivos: inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina -ISRS-), y algunos se utilizan para el tratamiento de las complicaciones de la diabetes tipo 2 (antiepilépticos y antidepresivos en la neuropatía diabética). Finalmente, los psicofármacos junto a los antidiabéticos utilizados en esta población de pacientes pueden ocasionar interacciones medicamentosas de suma importancia que deberán ser tenidas muy en cuenta previamente a la iniciación de un tratamiento psicofarmacológico. Antipsicóticos La diabetes tipo 2 es dos a cuatro veces más frecuente en la población de pacientes con diagnóstico de esquizofrenia que en la población general, independientemente del uso de antipsicóticos, aunque estas drogas, especialmente los antipiscóticos atípicos, favorecen el desarrollo de alteraciones en el metabolismo de la glucosa (66). Alrededor de un 14% de los pacientes que reciben antipsicóticos presentan diabetes (49). La fuerza de la asociación entre antipsicóticos y diabetes varía entre ellos, con mayor número de reportes para los antipsicóticos atípicos que para aquellos en los que se utilizan antipsicóticos clásicos (63). Cuando se controla el factor edad, los pacientes que reciben antipsicóticos atípicos son un 9% más propensos a presentar diabetes que los que recibe neurolépticos típicos (85), y para algunos autores estos últimos a lo sumo pueden agravar una diabetes preexistente pero no desencadenarla de novo (29). Entre los antipsicóticos atípicos más proclives a alterar el control glucémico están la clozapina, la olanzapina (22, 35) y la quetiapina (48), y entre los antipsicóticos típicos la clorpromazina y la perfenazina (34). La risperidona (85) y sobre todo la ziprasidona (29) parecen ser los más seguros en este sentido (23). Las alteraciones descriptas con la utilización de antipsicóticos comprenden desde elevaciones de la glucemia respecto a los valores pretratamiento hasta desarrollo de diabetes, mal control de diabetes preexistente y descompensaciones como cetoacidosis y coma no cetósico (35, 43, 75). En la mayoría de los casos el trastorno metabólico se presenta dentro de los 6 meses del inicio del tratamiento antipsicótico (5). En general, estos efectos desaparecieron con la discontinuación del psicofármaco. En algunos casos, cuando se volvió a exponer al paciente a la droga, reapareció la alteración en el metabolismo de la glucosa, certificando su relación causal con el psicofármaco (36). No se trata de un efecto dependiente de la dosis (20). Son escasos los reportes que contradicen la asociación entre el uso de ciertos antipsicóticos y el riesgo de aparición de alteraciones en el metabolismo de la glucosa (31, 91). Más aun, se ha descrito que el metabolito N-desmetilolanzapina tiene un efecto normalizador de las anormalidades metabólicas inducidas por la droga madre (62).

Biblioteca