32 - L Allegro - Noviembre de 2015

  • Allegro
  • Etica
  • Cardio
La relación médico - paciente y la acción médica

32 - L Allegro - Noviembre de

Columna de Ética Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de Honor de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. La relación médico - paciente y la acción médica La acción médica tiene por objeto aplicar los conocimientos científicos, los mejores sentimientos humanos y el arte de curar (curar, significa cuidar) para restablecer la salud alterada por la enfermedad o dolencia en función de la determinación de las causas que alteran la salud y la aplicación de los tratamientos necesarios para prevenir, curar, rehabilitar y también educar al paciente dentro del marco de la ética. La actitud del médico debe adecuarse al paciente y a las circunstancias en las cuales se da el contacto médico por la relación médico - paciente. Teniendo en cuenta la edad, el estado psíquico, en qué momento y lugar se hace el contacto médico (domicilio, consultorio, hospital, sala de guardia, etc.) y el estado clínico del paciente. Es importante que en esta evaluación se tengan en cuenta la personalidad, el nivel socioeconómico, el grado de autonomía del paciente en el sentido de si puede tomar decisiones o no, con responsabilidad. En la relación que se establece en este acto importante que el profesional tenga muy presente que el objetivo es obtener el beneficio de la salud del paciente, su equilibrio emocional y, si es posible, mejorar su calidad de vida. Jorge Luis Falcón Salazar (Consejo Estatal de Bioética, México) desarrolló los siguientes deberes y derechos de los pacientes y de los médicos. Los derechos y deberes de los pacientes Derechos (de acuerdo con la Asociación Médica Mundial) - Elegir el médico (esto no es fácil dentro del régimen de la medicina prepaga o de las obras sociales), derecho a la información sobre su enfermedad y dar su consentimiento, que se conoce con el nombre de consentimiento informado, a compartir con el médico las decisiones respecto del tratamiento, a morir con dignidad, a recibir o rehusar apoyo espiritual. Deberes - Lealtad y respeto, cumplir con el tratamiento indicado, colaborar en el cumplimiento de normas institucionales, tratar con respeto a enfermeros, otros enfermos y personal del nosocomio, firmar el documento de salida o de no aceptación de tratamiento propuesto, cuidar las instalaciones de unidad sanitaria. Los derechos y deberes de los médicos Derechos - Ejercer su profesión una vez cumplidos los requisitos legales, recibir trato digno, remuneración justa, intervenir sin autorización en casos de urgencia o emergencia, no prestar servicios en casos especificados por la ley y código de ética, solicitar junta médica en casos que estime pertinente, propiedad intelectual sobre sus trabajos, al buen nombre y honra y al debido proceso y defensa. Deberes - Hacer del cuidado del paciente su primera preocupación, tratar a cada paciente gentil y consideradamente, respetar la dignidad y privacidad, respetar su puntos de vista, dar información a los pacientes, respetar el derecho de involucrarse en decisiones sobre su atención, ser honesto y confiable, mantenerse actualizado, reconocer límites de competencia profesional, asegurarse de que sus creencias no afecten el cuidado de su paciente, trabajar con colegas en la forma que mejor sirva a los intereses del paciente. Responsabilidad médica El médico incurre en falta de responsabilidad profesional cuando no previene o evita un daño en el paciente o cuando realiza una práctica médica distinta a la que corresponde. Actualmente la relación médico - paciente es de carácter horizontal a diferencia de la relación autoritaria y paternalista antigua y tradicional. Este equilibrio en la relación entre el profesional y el enfermo se basa especialmente en el principio de autonomía de la bioética, que significa el reconocimiento de la importancia de la autonomía del paciente en el sentido de que le corresponde asumir su parte de la responsabilidad del hecho médico. El uso adecuado de los principios de la bioética disminuye mucho la comisión de errores por negligencia y favorece que el médico adopte una actitud de autocrítica. El consentimiento informado ofrece la oportunidad de un intercambio importante, sincero y amable entre el médico y el paciente, en el cual el paciente adquiere información sobre su enfermedad y su tratamiento, y el médico logra el equilibrio de la distribución razonable y equitativa de la responsabilidad. 4 | Editorial Sciens

Biblioteca