36 - Ezequiel Zaidel - Noviembre de 2016

  • Eventos
  • Pacientes
  • Efectos
  • Receptor
  • Aterosclerosis
  • Cardiovasculares
  • Linfocitos
  • Factor
  • Estudios
  • Nivel
  • Cardio
Inflamación y aterogénesis: vínculos fisiopatológicos y dianas terapéuticas

36 - Ezequiel Zaidel - Noviembre de

Fecha de recepción: 5 de agosto de 2016 // Fecha de aceptación: 26 de septiembre de 2016 Inflamación y aterogénesis: vínculos fisiopatológicos y dianas terapéuticas Dr. Ezequiel Zaidel Jefe de Trabajos Prácticos, Primera cátedra de Farmacología, Universidad de Buenos Aires. Cardiólogo del Sanatorio Güemes, Buenos Aires. Resumen La enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad a nivel global. La aterosclerosis es el fenómeno subyacente en gran parte de ella. En esta revisión se analizan los mecanismos biológicos y fisiopatológicos de la aterosclerosis. Una de las líneas de investigación más contundentes es la que relaciona a la inflamación y a la aterosclerosis en un interjuego constante. Se analiza la evidencia acerca de la relación inflamación – aterosclerosis y los potenciales sitios diana de tratamiento farmacológico. Palabras clave Inflamación – Aterosclerosis – Fármacos. Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte a nivel mundial. Este fenómeno ocurre tanto en países desarrollados como de bajos recursos, y tanto en zonas urbanas como rurales. Es por ello que se hizo imperioso detectar los factores predisponentes. La aterosclerosis sistémica es uno de sus principales determinantes, por lo que la ciencia ha tratado de reconocer en las últimas décadas los mecanismos fisiopatológicos que la desencadenan. Una de las teorías aceptadas en la actualidad es la presencia de actividad inflamatoria tanto como génesis o como consecuencia de la aterosclerosis (Figura 1). Se revisarán aquí los mecanismos de la inflamación, el vínculo con la aterosclerosis, y las potenciales dianas terapéuticas. Inflamación Puede ser provocada por noxas agudas, como una infección bacteriana o un traumatismo, o por noxas crónicas, como las enfermedades autoinmunes, infecciones crónicas, la obesidad y el síndrome metabólico. Se describen a continuación los biomarcadores y las etiologías. Biomarcadores Provienen de diferentes células del sistema inmune y hematológico. • Monocitos/Macrófagos: proteasas, especies reactivas del oxígeno, óxido nítrico, factor de necrosis tumoral (TNF-a), interleuquina-1 (IL-1), factor transformante beta (TGF-b), factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF). • Células dendríticas: moléculas del antígeno de histocompatibilidad (HLA), antígeno CD40. • Mastocitos: histamina, leucotrienos, quimasa, triptasa, interleuquina-6 (IL-6), interferón gamma. • Plaquetas activadas: CD40 ligando, factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF), TGF-b. • Hepatocitos: fibrinógeno, proteína C reactiva. • Adipocitos: inhibidor del activador del plasminógeno (PAI- 1), IL-1, IL-6, TNF-a, leptina. Paul Ridker, uno de los principales investigadores de la teoría inflamatoria relacionada con la aterosclerosis, evaluó en diversos ensayos clínicos el poder predictivo de cada uno de los biomarcadores. En una publicación en New England Journal of Medicine en el 2000, comparó a diversos marcadores: proteína C reactiva (PCR ultrasensible), amiloide A sérico, molécula de adhesión soluble intracelular ICAM-1, IL-6, colesterol total, LDL, HDL, ApoA1, ApoB100, lipoproteína A, el índice de Castelli, y la homocisteína. La mayoría de ellos demostraron una correlación con la aparición de eventos car- Zaidel, Ezequiel. “Inflamación y aterogénesis: vínculos fisiopatológicos y dianas terapéuticas”. Farmacología Cardiovascular 2016;36:4-9. 4 | Editorial Sciens

Biblioteca