39 - GD Elikir - Octubre de 2017

  • Alimentos
  • Colesterol
  • Dieta
  • Ingesta
  • Vegetales
  • Concentraciones
  • Grasas
  • Cardiovascular
  • Omega
  • Fitoesteroles
Efectos de nutrientes y nutracéuticos sobre el perfil lipídico

39 - GD Elikir - Octubre de

Fecha de recepción: 15 de junio de 2017 // Fecha de aceptación: 27 de julio de 2017 Efectos de nutrientes y nutracéuticos sobre el perfil lipídico Dr. Gerardo Damián Elikir Médico Clínico. Docente e investigador en dislipemias y aterosclerosis. Vicepresidente de la Sociedad Argentina de lípidos y asesor del Consejo de aterosclerosis y trombosis de la Sociedad Argentina de Cardiología. Miembro de la European Atherosclerosis Society y de la Red Iberoamericana de hipercolesterolemia familiar. Resumen Está bien establecido a través de numerosos estudios que la implementación de un patrón alimentario saludable, y otros patrones dietéticos que incluyen la ingesta habitual de alimentos de origen vegetal y natural como son la dieta vegetariana, las dietas bajas en grasas o en carbohidratos, la dieta mediterránea, la dieta nórdica y la dieta DASH (Dietary Approach to Stop Hypertension), resultan de gran importancia para la salud. Por el contrario, una inadecuada nutrición contribuye con la génesis de la aterosclerosis a través de su influencia sobre los distintos factores de riesgo cardiovascular, principalmente las dislipemias, la obesidad, la diabetes mellitus y la hipertensión arterial, entre otros factores. El hallazgo de la influencia de diferentes alimentos sobre la salud llevó al desarrollo de dietas modificadas, ya sea por agregado (fitoesteroles, omega-3, fibra) o por eliminación (sodio) de componentes específicos, a los fines de prevenir y tratar diversas enfermedades. Sin embargo, las interacciones que modulan los efectos de la alimentación sobre la salud son complejas y todavía no sabemos determinar a ciencia cierta si hay alimentos “salvadores” o “pecadores” y cómo convivir con ellos. Así, el conocimiento de las características de los alimentos y de los mecanismos que explican la variabilidad individual de la respuesta podrá ser de utilidad al momento de personalizar la prescripción de la dieta. Palabras clave Alimentos funcionales – Colesterol – Dislipemia – Nutracéuticos – Suplementos nutricionales. Nutrientes y alimentos En la alimentación cotidiana ingerimos alimentos que contienen diferentes macro y micronutrientes. Entre los primeros se incluyen las grasas, los carbohidratos y las proteínas, con acciones energéticas y plásticas. Los segundos comprenden los minerales y las vitaminas de valor esencial para el correcto funcionamiento de los sistemas químico-enzimáticos del organismo, y otros compuestos de importancia biológica con diversas propiedades esenciales (antioxidantes). Los nutrientes de mayor influencia sobre el perfil lipídico son las grasas e incluimos aquí tanto a los ácidos grasos (AG) como al colesterol. Ácidos grasos Los AG son un grupo de compuestos orgánicos de gran importancia biológica, denominados así por la presencia de un grupo químico ácido y una untuosidad característica otorgada por la larga cadena lateral. Tienen funciones energéticas y estructurales y algunos AG son precursores de compuestos biológicos que cumplen funciones de señalización en el sistema nervioso central y de la inflamación y la respuesta inmune, como son los eicosanoides agrupados en prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos. Aquellos AG que el organismo no puede sintetizar y debe obtenerlos de los alimentos se consideran “esenciales”. La longitud y el tipo de enlaces de la cadena de átomos de carbono determina las propiedades de los diferentes AG. Se denominan saturados aquellos compuestos cuya cadena lateral no tiene dobles enlaces y está “saturado” de átomos, de hidrógeno por lo general, que completan las valencias químicas del carbono. La saturación de la cadena de carbono otorga rigidez a los AG y hace que sean prácticamente sólidos a temperatura ambiente (cera, sebo). Los AG saturados provienen de alimentos cárnicos y lácteos, como los embutidos, la manteca y la grasa de las carnes, y de productos vegetales como el aceite de palma y de coco. Su ingesta ocasiona un incremento de las concentraciones de colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y el mecanismo de acción propuesto es la disminución de la expresión hepática del receptor de LDL a través del cual el hígado capta el exceso de estas lipoproteínas. Se calcula que por cada 1% del valor calórico total (VCT) que aumenta la ingesta de AG saturados aumenta 1,5% el LDLc. En menor medida, también se afectan las concentraciones plasmáticas de colesterol de las liporoteínas de alta densidad (HDL): por cada 1% del VCT que aumenta la ingesta de AG saturados aumenta 0,5 mg/dL el HDLc. Los AG insaturados contienen uno (mono) o más (poli) dobles enlaces en su cadena lateral. Son moléculas menos rígidas y, por ello, son fluidas (como aceite) a temperatura Elikir Gerardo Damián. “Efectos de nutrientes y nutracéuticos sobre el perfil lipídico”. Farmacología Cardiovascular 2017;39:10-14. 10 | Editorial Sciens

Biblioteca