62 - L Allegro - Junio 2010

  • Etica
  • Psico

62 - L Allegro - Junio

Psicofarmacología 10:62, Junio 2010 é Sección Ética Por el Profesor Doctor Luis Allegro Desafíos éticos: la tecnología y la relación médico-paciente El aporte de la tecnología está siendo cada vez más importante en la Medicina, significando mayores progresos y mayor eficacia tanto en la asistencia como en el tratamiento. Internet se usa cada vez más como vía de comunicación entre el médico y el paciente y entre los profesionales para intercambiar información médica, diagnósticos, etcétera. Hay avances que nos están llenando de asombro. La Telemedicina tiene una historia que comienza a mediados del siglo pasado. Una de las primeras experiencias se realizó en la Universidad de Nebraska (EE.UU.). Fue una experiencia que se utilizó para un tratamiento y luego se lo aprovechó para la educación médica. Los primeros ensayos se emplearon para teleconsulta y, especialmente, para teleeducación. Desde entonces esto ha ido adquiriendo un desarrollo extraordinario con el avance de las comunicaciones vía satélite. La aparición de la computación ha venido a darle un golpe de gracia posibilitando el almacenamiento masivo de datos y la transmisión a distancia de imágenes televisivas. En agosto de 2009, Leo González Pérez publicó en el diario Clarín una nota "La tecnología está cambiando la relación médico-paciente". Refiere que en el Hospital Garrahan se está implementando un sistema para la realización de consultas médicas a distancia denominado Telepresencia para comunicar a esa institución con el Hospital Castro Rendón de Neuquén. Esta implementación es un desarrollo del sistema de consultas a distancia que el Hospital Garraham viene ofreciendo desde 1997 a través de teléfono, faxes y e-mail. La telemedicina Esto entra dentro de lo que se está conociendo como telemedicina. En ella se pueden considerar prácticas diagnósticas y terapéuticas realizadas a distancia. Hoy la telerrobótica permite prácticas como la telecirugía, la telerradiología y la teleimagenología. En estas diferentes áreas de la Medicina, los estudios de costo-beneficio y de recursos técnicos permiten valorar los beneficios tanto técnicos como económicos que aporta este nuevo avance de la Medicina. La telepsiquiatría se está desarrollando en forma muy interesante y permite el abordaje de asistencias a lugares alejados de los centros de especialización. Sin embargo, hay signos de precaución en cuanto a la evaluación de los resultados. D. M. Hilty, de la Universidad de California, dice que estas nuevas tecnologías deben ser estudiadas a fondo en lo que respecta a su eficacia. La Canadian Psychiatric Association está efectuando estudios estadísticos sobre la aplicación de estas técnicas en niños. Las conclusiones son que pueden ser útiles para aplicarlas en áreas distantes y subdesarrolladas. Investigadores de la Universidad de California encontraron que algunos tratamientos psicoterapéuticos por teléfono aliviaron en forma interesante cuadros de depresión. Se están reportando buenos resultados en tratamientos psicoterapéuticos a través del teléfono o de Internet en pacientes que, por razones por profesionales, se ven obligados a llevar una vida itinerante. Problemas éticos Los adelantos tecnológicos, tanto los de carácter diagnóstico como terapéutico, presentan problemas éticos. La inadecuación en la aplicación de estas prácticas depende de una gran cantidad de factores. Surgen especialmente en aquellos lugares que carecen de las condiciones indispensables para su aplicación. El costo está influido porque implican productos de importación que suelen estar gravados con derechos de aduana que encarecen la práctica. La situación suele complicarse por la promoción que efectúan los medios masivos de comunicación que estimulan los requerimientos de aplicación. El costo que ellos significan hace que el uso sea selectivo y, entonces, surge la cuestión de quién puede beneficiarse y quien queda separado del sistema porqué no alcanza para todos. La situación se agrava cuando estas tecnologías no significan un claro y marcado beneficio para el paciente y entonces encuentran serias dificultades para justificar el costo financiero. La relación médico-paciente Uno de los problemas más importantes que se presentan en estas prácticas está referido a la relación médico-paciente. Seguramente los distintos capítulos que pueden ser incluidos dentro de la telemedicina que corresponden a distintos abordajes técnicos requieren considerar diferentes cuestiones relativas al problema de la relación médico-paciente. En otras publicaciones me referí al concepto de “holding” médico. Los pacientes requieren "holding" o soporte médico. Esto significa ser contenidos, cuidados, acompañados y sostenidos por el profesional y su equipo. En los sistemas de medicina prepaga y/o de seguro de salud, el tiempo cronológico de la atención tiene un gran valor económico-financiero. Esto provoca que dicha cronología sea muy controlada y economizada. Es muy frecuente que los médicos sólo dispongan de 15 minutos para cada consulta. Sin embargo, es muy importante saber que hay casos que requieren un mayor contacto temporal. Talcott Parsons ha efectuado estudios interesantes buscando la relación que existe entre el paciente y el equipo médico. Observó que en una sala de Psiquiatría había una relación emocional directa entre el equipo médico −que incluye al personal de Enfermería− y los pacientes internados. La conclusión que obtuvo fue que, cuando en el equipo médico había una situación de conflicto, los pacientes se mostraban excitados y empeoraban. En cambio cuando el staff funciona en armonía, los pacientes están más calmos y armónicos, y mejoraban. Por otra parte, los estudios sobre psicoterapia grupal muestran que el grupo funciona como una totalidad (o una gestalt). Estas observaciones también han sido efectuadas en instituciones y empresas. El funcionamiento de un grupo institucionalizado −o sea, que su funcionamiento se repite en el tiempo− se puede ver con claridad que hay una interacción entre los miembros que lo integran que, cuando es armónica, promueve una actividad claramente positiva y constructiva. Estas consideraciones hacen pensar que el grupo funciona como una familia: como si tuviera un cierto pegamento de carácter familiar. Es importante que el staff o equipo médico logre este clima emocional recreando así el holding médico que cumple una importante función terapéutica. Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. EDITORIAL SCIENS // 7

Biblioteca