67 - L Allegro - Abril 2011

  • Psico
  • Etica

67 - L Allegro - Abril

Psicofarmacología 11:67, Abril 2011 é Sección Ética Por el Profesor Doctor Luis Allegro El embarazo asistido y la edad de la madre El diario La Nación publicó el 23 de marzo lo siguiente: "Con 63 años, una holandesa soltera se convirtió en la mujer de mayor edad de esa nacionalidad en dar a luz, pese a que la legislación de su país sitúa en 45 años el límite para que se pueda ser sometida a técnicas de fertilización asistida.” “Para lograr su embarazo, la mujer, cuya identidad no se dio a conocer, recurrió a un tratamiento de fertilización asistida a partir de óvulos donados, que le fueron implantados en Italia por un polémico ginecólogo…” Agrega que “…en la Argentina, las sociedades médicas relacionadas con la fertilización asistida desaconsejan el uso de técnicas como la ovodonación en mujeres mayores de 50 años." Esto fue consignado por el diario holandés De Volskrant diciendo que la mujer dio a luz a una niña, cesárea mediante. La mujer, una jurista soltera, dijo "Asumo todas las consecuencias". La nota aclara que en la Argentina las sociedades médicas desaconsejan realizar tratamientos de esta índole en mujeres mayores de 50 años, pero no hay una ley que regule estas prácticas. Esto plantea un problema ético de gran importancia, que está referido al futuro de ese niño. La importancia de la edad de los padres, especialmente de la madre: el maternaje El maternaje es un concepto que se refiere a la importancia de la función que cumple la madre en el crecimiento y desarrollo de su hijo tanto en lo físico corporal como en lo psíquico mental. Según Recamier "se refiere al conjunto de procesos psico-afectivos que se desarrollan e integran en la mujer en ocasión de su maternidad". En el campo del psicoanálisis se ha estudiado muy especialmente esta función. Winnicott señaló que la madre puede experimentar una ambivalencia hacia su bebe. La maternidad es tan importante que produce un desarrollo evolutivo en toda la familia, cosa que plantea interesantes puntos de vista en el estudio de la dinámica psico-socio-afectiva del grupo familiar. La función de maternaje plantea un verdadero desafío tanto a la madre como al padre e incluye a todo el grupo. M. Mahler y J. Bleger han estudiado la fuerte relación que existe entre el niño y la madre desde el nacimiento hasta los primeros años de vida. Esta relación tiene todas las características de una verdadera simbiosis: esto significa un vínculo entre ambos que uno incide en el otro fuertemente tanto el funcionamiento biológico como el psicológico. R. Spitz ha publicado en su libro "El primer año de la vida del niño” (1965) la importancia del contacto materno filial. Describió un cuadro que denominó depresión anaclítica, que aparece en los niños de pocos meses de edad que al ser hospitalizados se los separa de su madre. A los pocos días, el niño va perdiendo la expresión de su cara entrando en una inmovilidad tanto facial como corporal que da la impresión de irse alejando del mundo que lo rodea. Algunas semanas después se instala un cuadro severo que puede llevarlo a la caquexia, al marasmo y a la muerte. Si a este niño se lo restituye al contacto materno precozmente, vuelve el expresión a su rostro y entra en un franco contacto emocional y afectivo con la madre volviendo a un desarrollo normal siempre que la separación no haya sido prolongada. Según Spitz el comportamiento de la madre puede provocar lo que llamó las "enfermedades tóxicas del niño", cuando la relación con el niño es insuficiente y actúa en forma de toxina psíquica proporcionando al niño estímulos negativos. La maternidad implica una crisis evolutiva que involucra no sólo al niño, sino también a la pareja parental y a todo el grupo familiar. La madre se desempeña en este desarrollo poniendo en juego los resortes de su propia fórmula persona. Por eso cabe preguntarse: ¿porqué un embarazo a los 60 años? ¿Qué necesidades personales insatisfechas están buscando resolverse? ¿Por qué no pudieron solventarse en una edad más temprana? Éstos y muchos otros interrogantes están implícitos en las motivaciones que de una manera u otra influirán en las relaciones con el hijo y seguramente lo harán destinatario de la implícita obligación inconsciente de redimir y/o satisfacer los deseos maternos insatisfechos. Otros problemas están relacionados con el curso ulterior que tomará la vida de ese niño o niña. El jardín de infantes, la escolaridad primaria, la pubertad, la adolescencia y la juventud con las crisis propias de esos momentos del desarrollo, ocurrirán en medio de una desarmonía que surgirá como consecuencia del desajuste en la cronología de las edades cercanas a la declinación de la biología, de la psicología y de los intereses inherentes a los adultos mayores, y que supuestamente pueden provocar una desarmonía y una desadaptación en las atenciones y los cuidados maternales y/o paternales necesarios durante dichos momentos del desarrollo filial, que como se sabe ocurren a través de las crisis vitales propias de la evolución. Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. EDITORIAL SCIENS // 7

Biblioteca