69 - L Allegro - Agosto 2011

  • Psico
  • Etica

69 - L Allegro - Agosto

Psicofarmacología 11:69, Agosto 2011 é Sección ética Por el Profesor Doctor Luis Allegro Propedéutica en ética: análisis ético Propedéutica: preparación para el estudio de una materia, ciencia o disciplina, en este caso, es preparación para un análisis ético. Siempre me ha resultado interesante efectuar el análisis ético de un comportamiento humano. Intentemos hacerlo en el caso que expongo a continuación aparecido en un periódico chino. Ética moribunda en manos de los médicos La siguiente nota publicada en Internet (*) refiere que en China, se publica un diario español titulado “Pueblo en línea”. Este es un dato muy significativo porque muestra la vinculación del pueblo chino con los países de habla hispánica. Lo interesante es que en dicho medio acaba de aparecer una nota que tiene un fuerte contenido ético que se titula "Ética moribunda en manos de los médicos". En ella se informa cómo un médico del hospital de Wuhan, de la provincia de Hubei, efectuó una operación quirúrgica a un paciente -que era un trabajador migrante- y después de haberla concluido, como el paciente no pudo pagarles sus honorarios, se dispuso a retirar los puntos de la sutura y dejar la herida abierta. Comenta el mismo periódico que un acto de esta índole plantea interrogantes sobre la ética de algunos médicos chinos de la actualidad. La nota agrega un comentario subrayando cómo algunos médicos y hospitales importantes priorizan la ganancia por encima de la vida humana. Análisis Para poder efectuar un análisis, lo primero que surge es la necesidad de encontrar un esquema referencial para poder chequearlo. O sea, encontrar un esquema de pensamiento, una idea, una filosofía que sirva para estudiar la conducta o el comportamiento que se está analizando. E. Pichon Rivière desarrolló ampliamente el concepto del ECRO (esquema conceptual, referencial y operativo) especialmente aplicado al psicoanálisis. Ojo por ojo y diente por diente El primer esquema que surge es el que está referido al “pensamiento retaliativo” como norma de conducta ética. Se puede pensar que el médico de la nota, se maneja con un esquema de "ojo por ojo y diente por diente", que es el principio de la ley del Talión. Esto significa que en términos psicoanalíticos su juez interno le ordena que actúe vengativamente. El término "talión" proviene del vocablo latino talis que corresponde a idéntico o semejante. Lo que esta expresión significa es tomar una medida proporcional al daño producido y devolverla en forma de castigo. Esto constituye el sentido que está implícito en la venganza. La raíz emocional psi- codinámica que promueve la reacción de venganza se encuentra en los niveles inconscientes del psiquismo. O sea, que en lo inconsciente funciona la venganza retaliativa. En el Código de Hammurabi (1792 a. C.) se utiliza este principio de reciprocidad. Una de las penas consistía en la mutilación de una parte del cuerpo que estuviese en proporción con el daño causado. Así, por ejemplo, si un hijo golpeaba a su padre, se le cortaban las manos. No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti A Confucio (551 a. C. - 479 a. C.) se le atribuye esta expresión: "no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti". Fue un filósofo chino que creó el confucianismo y llegó a tener una gran importancia en la historia china. Un sacerdote jesuita Matteo Ricci fue quien introdujo a este filósofo en Europa. Esta misma idea la expone Rabbi Hillel (60 a. C.- 10 d.C.) en el judaísmo. Esta expresión es tan importante que en los libros de ética figura como "regla de oro de la ética". Kant con su imperativo categórico viene a constituir una versión moderna y racional de aquella norma: “Actúa de tal manera que la máxima de tu voluntad pueda servir en todo momento de principio de una legislación general.” O dicho de otro modo: “Actúa de tal manera que, tanto en tu persona como en la de los demás, utilices siempre a la humanidad como un fin, y no como simple medio.” Ama a tu prójimo como a ti mismo Marcos, 12,28-34: dice: “En aquel tiempo, uno de los letrados se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? Jesús le contestó: El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éste. Le dijo el escriba: Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que El es único y que no hay otro fuera de El, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios. Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas”. Las emociones que operan en nuestro psiquismo En nuestro psiquismo operan emociones que pueden agruparse en dos polos opuestos: el amor y el odio. El amor conduce a la constructividad; el odio en cambio, a la destructividad. De cada uno de estos polos se desprende una ética diferente. Del primero surgen comportamientos que buscan evitar lo malo porque ello promoverá una respuesta vengativa que va hacia la destructividad. Del segundo, en cambio, surgen comportamientos que buscan desarrollar lo bueno porque ello promoverá respuestas positivas que tienden hacia el mejoramiento y la constructividad. * http://spanish.peopledaily.com.cn/31619/7568264.html Prof. Dr. Luis Allegro Presidente de la Sociedad de Ética en Medicina, AMA. Miembro del Consejo Académico de Ética en Medicina, Academia Nacional de Medicina. Ex Profesor Titular de Psicopatología y Psiquiatría, Universidad de Rosario. Full Member of the International Psychoanalytic Association. EDITORIAL SCIENS // 7

Biblioteca