Views
3 months ago

Principios para el terapeuta mentalizador y modos de intervención - Cap 8 - D Cohen - Noviembre 2021

  • Text
  • Terapeuta mentalizador
  • Modos de intervencion
  • Cohen
  • Diego cohen
  • Paciente
  • Terapeuta
  • Apego
  • Confianza
  • Relaciones
  • Intervenciones
  • Pacientes
  • Proceso
  • Emociones
  • Resulta
  • Wwwscienscomar
Principios para el terapeuta mentalizador y modos de intervención. Diego Cohen

Principios para el terapeuta mentalizador y modos de intervención - Cap 8 - D Cohen - Noviembre

Capítulo 8 Principios para el terapeuta mentalizador y modos de intervención Diego Cohen Resumen Este capítulo se centra en técnicas que pueden ayudar al paciente a identificar y modificar sus relaciones asociadas a estados emocionales. Se trata de un proceso prolongado que comienza nuevamente con la identificación de la capacidad de mentalización del paciente. Se explican y describen las intervenciones del terapeuta, luego de lograr una sólida alianza terapéutica. El objetivo principal es alcanzar niveles superiores de mentalización en el plano de las relaciones (transferenciales y extratransferenciales) y en el reconocimiento de los estados emocionales a fin de lograr integrar y equilibrar las diversas modalidades de mentalización (idealmente). Las intervenciones deben ser simples, comprensibles para el paciente, haciendo foco en su propia mente y no tanto en los contenidos mentales y centradas en el aquí y ahora hasta alcanzar una mentalización robusta. Identificar la capacidad de mentalización del paciente Significa prestar atención a las dimensiones y modos de no mentalización ya expuestos, se evita si el terapeuta inadvertidamente no induce con sus intervenciones dichas modalidades. Un enfoque alejado del conocimiento consciente del paciente favorece la pseudomentalización, resulta más útil adherirse al conocimiento consciente o memoria de trabajo (una forma de memoria de corto plazo) para luego revelar el significado de los estados emocionales no mentalizados. El objetivo no es dirigir las intervenciones hacia la comprensión profunda sino fortalecer la mentalización, por el contrario, la intervención más profunda generaría confu- sión por la debilidad del sí mismo y el déficit en la mentalización propia del TLP más grave (1-4). El terapeuta debería en lo posible no emplear metáforas, analogías, símbolos y se centrará más en el proceso de afianzar la mentalización. El paciente límite puede responder con idealización, envidia, rechazo a la intervención o funcionamiento en el modo como sí (asociadas a las reacciones mencionadas más arriba pueden generar una sensación de caos y confusión en las sesiones). En el TLP las intervenciones profundas alejadas de aquello que es accesible a la conciencia inmediata del paciente pueden generar falta de integración e incoherencia experimentada en el sí mismo, la explicación de motivos, conflictos de ambivalencia y las motivaciones no conscientes genera- 145

Biblioteca