Psicosis agudas II - Cap 5 - Catatonías agudas de origen endógeno - MNC Derito

  • Aguda
  • Catatonia
  • Endogeno
  • Agudas
  • Derito
  • Derito
  • Negativismo
  • Esquizofrenia
  • Motor
  • Forma
  • Agudas
  • Paciente
  • Movimiento
  • Psicosis
  • Cuadro
  • Movimientos

Psicosis agudas II - Cap 5 - Catatonías agudas de origen endógeno - MNC

Psicosis agudas 2 da edición Capítulo 5 Catatonías agudas de origen endógeno María Norma Claudia Derito Introducción Los cuadros motores agudos son urgencias psiquiátricas, en las que el diagnóstico temprano puede salvar la vida del paciente. Es importante reconocerlos y orientarse sobre el origen del cuadro, si es endógeno, exógeno o reactivo, porque de ello dependerá exclusivamente el tratamiento y la evolución. Errar en estos casos puede configurar una mala praxis, por ejemplo hacer una terapia electroconvulsiva a un tumor cerebral que se manifiesta con un cuadro motor agudo, de ahí su jerarquía en cuanto a la asertividad del diagnóstico. En estos dos capítulos, espero poder diferenciar semiológicamente el origen de los casos, para poder ser detectados en la urgencia. Diferencias entre catatonías de origenes reactivos, endogenos y exógenos Elementos para diferenciar las catatonías exógenas de las endógenas Motricidad: la mayoría de los procesos psíquicos desembocan en fenómenos motores. La finalidad del movimiento, la decisión de iniciarlo y llevarlo a buen puerto con un objetivo determinado, ordenando temporoespacialmente la secuenciación de los engramas, es una función del prefrontal y el frontal dorsolateral (memoria de trabajo). Son conductas motoras finalísticas y están iniciadas y sostenidas por la voluntad. Ahora, todo el desarrollo del acto volitivo en sí, está subordinado a un mecanismo motor extraconciente, que le da la capacidad de eficacia (engrama) que se encuentra en los ganglios basales y el cerebelo. La mayoría de los movimientos que lo componen son movimientos involuntarios, que se manifiestan en una secuencia ordenada temporoespacialmente por el prefrontal y frontal lateral, pero se generan en los ganglios basales y el cerebelo. Conformación del movimiento voluntario Los movimientos voluntarios siempre tienen una finalidad. Resultan de la decisión del prefrontal de llevar a cabo una actividad que tiene un objetivo determinado. Esa actividad se desarrolla en forma armónica y ordenada temporo-espacialmente, en su desarrollo se insertan una cantidad de movimientos expresivos y reactivos, los primeros que enuncian el sentir del individuo en tanto lo pone en práctica, y los reactivos, lo son a los objetos que se vayan anteponiendo en el camino de su realización. Esto es normal, nuestra actividad diaria comprende una cantidad de movimientos involuntarios coordinados por el prefrontal, el sistema límbico y el frontal lateral, para llegar a un fin predeterminado, o cambiar sobre la marcha según los estímulos que vaya presentando el entorno. 141

Biblioteca