Views
4 months ago

Psicoterapia individual basada en la mentalización y el apego para pacientes TLP - Cap 7 - D Cohen - Noviembre 2021

  • Text
  • Tratamiento mbt
  • D cohen
  • Psicoterapia individual
  • Paciente
  • Terapeuta
  • Debe
  • Pacientes
  • Mente
  • Proceso
  • Mentales
  • Perspectivas
  • Apego
  • Alternativas
  • Wwwscienscomar
Práctica del tratamiento MBT/apego: posición del terapeuta

Psicoterapia individual basada en la mentalización y el apego para pacientes TLP - Cap 7 - D Cohen - Noviembre

Capítulo 7 Práctica del tratamiento MBT/apego: posición del terapeuta Diego Cohen Resumen Se analizan las contribuciones del terapeuta y un modelo de encuadre (posición de mentalización) para llevar a cabo el proceso intermedio y final de MBT/apego. Se aprecia la humildad del terapeuta, la autenticidad, la reformulación de la contratransferencia (contrarelación) que se desarrollará inevitablemente en todo el proceso. Se ejemplifican los movimientos contrarios que estimulan la mentalización y la importancia de las diferentes alternativas frente a una situación conflictiva para evitar modalidades de funcionamiento de prementalización. Cuatro componentes son esenciales para trabajar con pacientes TLP en el marco de la mentalización: firmeza, humildad, empatía y la capacidad del terapeuta para aprender de sus pacientes (1-3). La humildad le permite admitir sus equivocaciones en intervenciones involuntariamente desacertadas. El terapeuta construye permanentemente en su mente, el estado mental del paciente, contribuyendo a generar lo que consideré en capítulos anteriores: el espejamiento, el paciente debe poder verse en la mente del terapeuta y cómo es percibido por este. Por tanto, el terapeuta debe ayudar a su paciente a aprehender aquello que le sucede y que está sintiendo en el momento del encuentro. También el terapeuta debe poder verse en la mente del paciente (1, 2). La tarea no resultará nada sencilla, pero pondría al paciente en el conocimiento de sus propios estados mentales. Los pacientes TLP son especialmente hábiles para captar la dimensión de mentalización externa y el foco afectivo, por tanto, algunos de ellos son muy sensibles a las intervenciones, las sienten de forma persecutoria o pueden desencadenar reacciones de ira (2). La intuición es otro componente importante, evita ser rígido e inflexible adherido a conceptos teóricos preconcebidos. El proceso de mentalización tiene una trayectoria circular e interconectada: narración del evento –> aquello experimentado en ese momento –> sentimiento actual del evento –> lo que se experiencia hablando acerca de eso en la terapia–> perspectiva alternativa (3). Mantener o recuperar la función mentalizadora del terapeuta Si el terapeuta por cualquier motivo que sea, incluida la relación con un paciente di- 137

Biblioteca